Cofenat

Medios

Cofenat en los medios
Medio: elimparcial.es
Fecha: 25/11/2014
Autor: Javier Cámara
Cita: Área de Haloterapia en la Asociación de Profesionales y Autónomos de la Terapias Naturales y la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Tipo: Prensa
Experto: Claudia Arango
Haloterapia: respirar la sal contra el asma o la dermatitis
Haloterapia: respirar la sal contra el asma o la dermatitis
El tratamiento idóneo para enfermedades como la EPOC. Por Javier Cámara
Las enfermedades respiratorias o de la piel son un problema de primer orden en la mayoría de los países occidentales como consecuencia del estilo de vida de las ciudades, el tabaquismo y el cambio climático. No es poca cosa que la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierta, por ejemplo, de que en 2030 la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) será la cuarta causa de muerte en todo el mundo.

Hay que recordar que, según la propia OMS, unos 64 millones de personas en el mundo sufren una EPOC y tres millones de personas han fallecido ya a causa de esta enfermedad. Aquí en España, representa el 10% de todas las muertes y es una causa importante de discapacidad, según la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica, Separ.

No parece, por tanto, mala idea ir buscando, aparte de unos hábitos de vida más saludables, alternativas complementarias a los tratamientos tradicionales para este tipo de enfermedades. Una de ellas es la Haloterapia, “un tratamiento natural complementario muy eficaz para ciertos tipos de enfermedades pulmonares que está reconocido clínicamente en muchos países” y que “se ha demostrado que proporciona beneficios sustanciales para los pacientes con problemas respiratorios”.

Respirar la sal

Pero, ¿qué es la Haloterapia? Este tratamiento consiste en permanecer en una cámara o sala donde se respira un ambiente salino de pureza máxima. Este entorno recrea la atmósfera de las minas salinas con una temperatura y humedad determinadas y una concentración de aerosoles concreta que generan una purificación de la piel y de las vías respiratorias. De esta forma, además, se refuerza también el sistema inmunológico y contribuye a alcanzar un relax absoluto.
 
Lo explica la responsable del Área de Haloterapia en la Asociación de Profesionales y Autónomos de la Terapias Naturales, APTN_COFENAT, Claudia Arango, que añade que “las partículas salinas tienen tres propiedades básicas, antiinflamatorias, antisépticas y antibacterianas, que al llegar a las paredes bronquiales y a los alvéolos pulmonares limpian y fortalecen el tracto respiratorio”.
Esta experta insiste en que “así, el cliente percibe una notable mejoría en la eliminación del moco bronquial y la desinflamación de las vías respiratorias, a la vez que se estimula el epitelio bronquial, es bactericida y estimula el sistema inmunitario. Esto se debe a que la sal es el único elemento atómicamente eléctrico que relaja y tranquiliza, siendo de gran ayuda para personas que padecen de estrés debido a su enfermedad”.

Libre de medicamentos

La también directora del centro Saltium, pionera en nuestro país en este tratamiento, apunta igualmente que en la actualidad la “haloterapia” está registrada clínicamente como un método libre de medicamentos, está incluida en el sistema de salud de Rusia como terapia oficial y además se ha reconocido como terapia clínica en Inglaterra. Arango recalca que se encuentra en expansión en países como Italia, donde cuentan con más de 200 centros, Alemania, Holanda, Austria, USA y Canadá, entre otros.

La Haloterapia ha sido probada clínicamente y demostrado que proporciona beneficios sustanciales para pacientes con enfermedades respiratorias como el asma, bronquiolitis (apto para niños a partir de tres meses), fibrosis quística, sinusitis, bronquitis crónica, tos, faringitis, neumonía, constipado y gripe común, alergias y alergias estaciónales, ronquidos o efectos secundarios del consumo de tabaco.

También es beneficiosa para enfermedades del oído, como la otitis, de la piel, como la dermatitis atópica, el acné, psoriasis, eczemas o para la cicatrización de heridas, o del sistema nervioso, como el estrés o el agotamiento. Del mismo modo, la integración de la Haloterapia en la rutina del entrenamiento deportivo induce a una mejor función pulmonar y capacidad respiratoria y con ello a mejorar el rendimiento gracias a que es eficaz para despejar la mucosidad de las vías respiratorias y con ello la eliminación de obstrucción del flujo aéreo.

Aunque en España es un tratamiento novedoso conocido desde 2012, la Haloterapia está documentada desde el año 1843 en los países bálticos donde, tras largos estudios entre la población trabajadora en las minas de sal, se llegó a la conclusión de que el ambiente que respiraban, impregnado de micropartículas de sal, era el factor que los inmunizaba frente a patologías como las enfermedades del aparato respiratorio y alergias.
Haloterapia: respirar la sal contra el asma o la dermatitis