Cofenat

Medios

Cofenat en los medios
Medio: Botiquín Natural
Fecha: 01/04/2021
Autor: Roberto San Antonio-Abad, Presidente y responsable de Formación, de la Asociación Nacional de Profesionales y Autónomos de las Terapias Naturales (COFENAT)
Cita: COFENAT
Tipo: Prensa
Experto: Roberto San Antonio-Abad, Presidente y responsable de Formación, de la Asociación Nacional de Profesionales y Autónomos de las Terapias Naturales (COFENAT)
¡Otra vez los piojos!
¡Otra vez los piojos!
Ahora mismo acabas de leer el titular y seguramente has recordado esos días en los que llegaba tu hijo del cole con una nota de la dirección avisando de que había piojos en el colegio y que debías adoptar las medidas oportunas, y mientras estás leyendo estas líneas, té ha empezado a picar la cabeza, ¿ha sido así? Bueno, no te preocupes, porque los piojos no suponen un grave problema, aunque vuelvan cada año.

El inicio del curso de nuestros hijos suele ser el comienzo “ideal” para la propagación, ya que existe el reencuentro con los amigos del cole que llevan todo el verano sin ver y se produce el contacto entre ellos, que hace que los piojos puedan ir de una cabeza a otra. Aunque, claro, este año, debido al COVID 19, no hemos tenido invasión porque no ha habido ese contacto tan próximo entre alumnos.

Cabe destacar que los piojos no saltan de una cabeza a otra, es una creencia falsa, lo que ocurre es que, en realidad, corren muy rápido y, cuando se produce un contacto estrecho entre dos cabezas, pueden ir de una a otra. Como ya sabes no podemos tener contacto estrecho y eso ha hecho que la invasión de piojos se vea retrasada hasta finales de otoño y principios de primavera, momento en el que empiezan a subir las temperaturas. Ya que los piojos son más de calor que de frío, son más proclives a estar en cabezas de pelo largo. Como no todo el mundo va a rapar a sus hijos para evitar los piojos tenemos que adoptar una serie de medidas que nos ayuden a quitarlos.

Las liendres se incuban de seis a nueve días, por eso es importante que cuando creamos que ya no hay piojos ni liendres, vigilemos durante dicho periodo de tiempo para que no se reproduzcan, las causas más comunes son: • El contacto corporal o entre cabezas.
• La proximidad de las pertenencias guardadas.
• Los artículos compartidos entre amigos o familiares.
• El contacto con muebles contaminados.

Los piojos pueden vivir uno o dos días sin estar en contacto con el cuerpo.

Fase preventiva:

A) Comprar una colonia natural de lavanda y, en un difusor tipo Spray, echar unas gotas de aceite esencial de lavanda y aplicarlo todos los días en el pelo del niño. Los principios activos del aceite esencial resultan desagradables a los piojos evitando que se acomoden en su pelo.

B) Se puede añadir una gota de árbol de té en la coronilla, y otra detrás de cada oreja, todos los días al salir de casa. Se podría hacer también con lavanda, pero en este caso no resulta tan eficaz.

Fase infecciosa: Añadir 10 gotas de aceite de árbol de Té 100% al champú que te viertes en la mano, lavar el pelo y dejar actuar 10 minutos. Enjuagar y repetir diariamente hasta que desaparezcan.  Además deberás añadir al agua del último aclarado medio vaso de vinagre de manzana (ayuda a desprender la liendre).

Estas recomendaciones no te evitan pasar la liendrera, pero facilita el trabajo. Evitar siempre el contacto de los aceites esenciales con los ojos, ya que son irritativos de la mucosa.  En esta ocasión debo de advertir que los consejos que doy en este artículo no se basan en estudios científicos, pero puedo asegurar que, durante años, los he llevado a la práctica con mis propios hijos y los he recomendado a mis clientes, y en el 90% de las ocasiones no ha sido necesario recurrir a otro tipo de métodos. Debemos recordar que la ausencia de evidencia de un efecto no implica ausencia de efecto, y aquí está la muestra
¡Otra vez los piojos!