Cofenat

Comisión - Shiatsu

Shiatsu

Shiatsu
La palabra Shiatsu, traducida literalmente al castellano, significa “presión con los dedos”. Aunque en la conciencia colectiva japonesa se asocia directamente a terapia manual.

Situado en un lugar intermedio entre la filosofía y los conceptos de la medicina china y la excesiva deshumanización de la medicina occidental, y apoyada en la teoría de los puntos vitales (tsubo); el Shiatsu, a través de las manos del terapeuta profesional, accede a los desequilibrios estructurales y permite que el cuerpo active sus propios mecanismos de autocuración.

En Maestro Tokujiro Namikoshi (1905-2000), fundador de esta terapia nacida en Japón en 1925, la define de la siguiente manera: “El Shiatsu es como el amor de una madre, la presión sobre el cuerpo estimula la fuente de la vida”.

A raíz del polireumatismo que aquejaba a su madre debido a las duras condiciones del entorno de la isla de Hokkaido donde vivían, Tokujiro comenzó a investigar la acción de diferentes estímulos manuales sobre el cuerpo de su madre. Finalmente descubrió que el estímulo de la presión de sus pulgares y palmas de las manos ofrecían mejores resultados que el resto. Este proceso experimental carente de formación, le desveló los obstinados poderes de autocuración que posee el organismo humano, y fue así como nació la terapia del Shiatsu. Tras superar diversas dificultades en su estudio de masaje chino anma y del masaje occidental, Tokujiro abrió el Instituto Shiatsu de Terapia en Hokkaido en el año 1925. En 1933 marchó a Tokio, y en 1940 inaugura el Instituto Japonés de Shiatsu. La terapia y las conferencias de la escuela obtuvieron un amplio reconocimiento por los incontrovertibles efectos del tratamiento Shiatsu. Tras años de lucha y certificación de los efectos beneficiosos del Shiatsu para la salud, en 1955, Tokujiro Namikoshi consiguió que, por vez primera, el Shiatsu fuese reconocido oficialmente por las autoridades médicas y educativas niponas.

En la actualidad, se reconoce su eficacia, no sólo en Japón, sino también en Europa y Estados Unidos. Se ha convertido, ya, en una perfecta opción complementaria a la medicina oficial según la conocemos hoy en día.

El Ministerio de Sanidad de Japón define el Shiatsu como:

“Tratamiento que, aplicando unas presiones con los dedos y las palmas de las manos, sobre determinados puntos, corrige irregularidades, mantiene y mejora la salud, contribuye a aliviar ciertas enfermedades (molestias, dolores, estrés, trastornos nerviosos, etc.) activando así mismo la capacidad de autocuración del cuerpo humano. No tiene efectos secundarios.”
Shiatsu