Centro de preferencia de la privacidad x
Cuando visita cualquier sitio web, el mismo podría obtener o guardar información en su navegador, generalmente mediante el uso de cookies. Esta información puede ser acerca de usted, sus preferencias o su dispositivo, y se usa principalmente para que el sitio funcione según lo esperado. Por lo general, la información no lo identifica directamente, pero puede proporcionarle una experiencia web más personalizada. Ya que respetamos su derecho a la privacidad, usted puede escoger no permitirnos usar ciertas cookies. Haga clic en los encabezados de cada categoría para saber más y cambiar nuestras configuraciones predeterminadas. Sin embargo, el bloqueo de algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en el sitio y los servicios que podemos ofrecer.
Más información Habilitar todas
Gestionar las preferencias de consentimiento
- Cookies técnicas Activas siempre
Son aquellas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.
- Cookies de análisis o medición
Son aquellas que permiten al responsable de las mismas, el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios de los sitios web a los que están vinculadas. La información recogida mediante este tipo de cookies se utiliza en la medición de la actividad de los sitios web, aplicación o plataforma y para la elaboración de perfiles de navegación de los usuarios de dichos sitios, aplicaciones y plataformas, con el fin de introducir mejoras en función del análisis de los datos de uso que hacen los usuarios del servicio.
- Cookies de Google Maps
Cookies de Preferencias de Google: Estas cookies permiten que los sitios web de Google recuerden información que cambia el aspecto o el comportamiento del sitio web como, por ejemplo, el idioma que prefieres o la región en la que te encuentras.
Rechazar todas Confirmar mis preferencias
Cofenat
Blog Terapias Naturales
Información de interés
Entradas
APTN_Cofenat Mon, 24 May 2021 02:30:00 +0200

Sal y alimentación

Sal y alimentación
24 de mayo de 2021


La sal es muy importante para nuestro cuerpo, siempre y cuando se tome en forma y cantidad correcta, sabemos que demasiada sal puede ocasionarnos grandes problemas, pero lo que muchos desconocen es que un estado carencial de la misma, también puede provocarnos desarreglos muy importantes.

Lo primero que debemos de aclarar es que aunque el sodio y la sal  parezcan lo mismo, técnicamente no es así, pues la sal es cloruro de sodio, es decir una molécula de sodio y una de cloruro pero como su peso no es el mismo, no se podría reducir su equivalencia en peso/gramos, más o menos podríamos resumir para que quede un poco más claro que el cloruro representa unas 60 partes y el sodio unas 40  del peso total de la sal.

El sodio es un mineral, que al igual que muchos se encuentra en todos los alimentos en mayor o menor medida, pero puesto que hay alimentos que contienen una alta cantidad del mismo y ya que estamos acostumbrados a sazonar muchos de nuestros platos, a veces es conveniente en personas con patologías o predisposición a las mismas, sustituir el añadido de sal por otro condimento que resulte más beneficioso.

Al absorber el sodio, este pasa a fase líquida y por lo tanto a los tejidos, sobretodo a nivel extracelular donde es 10 veces mayor que dentro de ellas, de igual forma el potasio, está presente unas 30 veces más en su interior que en su exterior, estos 2 cationes generan el “potencial de membrana” tan necesario para los impulsos nerviosos y la contracción, no sólo muscular, si no también la cardiaca, es por esto que no debemos “demonizar” la sal si no comprender como funciona de la manera correcta.

Dado que el sodio es determinante en el  volumen del líquido extracelular, este regula el volumen de sangre y la presión arterial, tenemos receptores que nos indican los cambios en la presión arterial y envían señales para que se varíe la cantidad de sodio a través de los riñones, es decir, que al retener sodio se retiene agua, mientras que al perder sodio, se pierde agua, por eso también es básico en las funciones hídricas y de transporte de nutrientes minerales, así como glucosa y aminoácidos.



¿QUÉ PROBLEMAS NOS PUEDE PROVOCAR EL SODIO?

Básicamente, aunque también se pueden tener problemas por carencia de sodio o falta de balance sodio-potasio, gracias a la alimentación y patologías que se asocian a la mayor parte de la población, debido al estilo de vida en la actualidad  y que comentaremos más tarde, los problemas del sodio suelen asociarse más por exceso  que por defecto del mismo, aquellas personas que sean hipertensas o aquellas que se vean sometidas a un gran esfuerzo por lo que sus necesidades de agua y minerales son más altas que las de la mayoría tendrán necesidades distintas.

Ya que muchos alimentos ya contienen gran cantidad de sodio, el exceso de este es más común y sus problemas por ingerirlo en cantidades altas pueden comprender problemas cardiovasculares, hipertensión, inflamación, edemas, retención de líquido,  cálculos etc.

¿DE DONDE PROCEDE EL SODIO EN NUESTRA DIETA?

Cuando nos vemos obligados a llevar una dieta hiposódica, tendremos que retirar o suprimir al máximo los alimentos que más contienen sodio lo cual, a veces puede resultar un incordio puesto que, nuestra alimentación actual suele contener mucho,sobretodo aquellos alimentos procesados como son los platos preparados, fiambres,embutidos, productos enlatados o en conserva (incluidos encurtidos) salsas, el pan, la pizza, empanadas, salazones, sopas (sobretodo en polvo) pastelería, etc.

Otros alimentos que pueden contener gran cantidad de sodio esta vez de forma natural, son muchos lacteos y derivados, muchos vegetales, mariscos y carnes, a los cuales normalmente le añadimos más sal, de ahí la dificultad de bajar nuestros niveles de sodio, pues nos veremos obligados a educar de nuevo a nuestro paladar si no queremos convertir nuestra comida en una verdadera tortura.

www.cofenat.es