Centro de preferencia de la privacidad x
Cuando visita cualquier sitio web, el mismo podría obtener o guardar información en su navegador, generalmente mediante el uso de cookies. Esta información puede ser acerca de usted, sus preferencias o su dispositivo, y se usa principalmente para que el sitio funcione según lo esperado. Por lo general, la información no lo identifica directamente, pero puede proporcionarle una experiencia web más personalizada. Ya que respetamos su derecho a la privacidad, usted puede escoger no permitirnos usar ciertas cookies. Haga clic en los encabezados de cada categoría para saber más y cambiar nuestras configuraciones predeterminadas. Sin embargo, el bloqueo de algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en el sitio y los servicios que podemos ofrecer.
Más información Habilitar todas
Gestionar las preferencias de consentimiento
- Cookies técnicas Activas siempre
Son aquellas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.
- Cookies de Google Maps
Cookies de Preferencias de Google: Estas cookies permiten que los sitios web de Google recuerden información que cambia el aspecto o el comportamiento del sitio web como, por ejemplo, el idioma que prefieres o la región en la que te encuentras.
Rechazar todas Confirmar mis preferencias
Cofenat
Blog Terapias Naturales
Información de interés
Entradas
APTN_Cofenat Thu, 02 Sep 2021 00:30:00 +0200

La solución para tus piernas cansadas

La solución para tus piernas cansadas
02 de septiembre de 2021
La sensación de tener las piernas cansadas es solo eso, un síntoma, la causa y el origen de esta sensación es lo importante y aunque puede deberse a varios factores vamos a hablar del más común sobre todo en esta época de tanto calor.

Los signos por los cuales más se caracterizan son por sentir las piernas cansadas, pesadas, como si no pudieran sujetarnos el peso del cuerpo, se puede producir conjuntamente con inflamación sobretodo de las zonas más bajas como pies y tobillos e incluso sensación de hormigueo o adormecimiento.

Esto es debido a que existe un problema circulatorio en la persona, por lo cual, todos los líquidos tienden a bajar por la fuerza de la gravedad, pero el sistema cardiovascular no tiene la fuerza suficiente para volver a mover estos líquidos en sentido de retorno (ascendente ) esto se manifiesta más en épocas de mucho calor como la actual, ya que el calor es un vasodilatador y nuestro cuerpo necesita de la contracción venosa para poder mover esta sangre y líquidos.

Puede afectar a cualquier persona, pero suele afectar más a las mujeres, a las personas mayores o a personas que tienen una vida sedentaria por suerte hoy vamos a daros algunos consejos para ayudar a prevenir o mejorar este molesto problema.

HIDRATACIÓN

Aunque pueda parecer muy obvio, la hidratación es fundamental ya que en estas épocas de calor tendemos a perder más agua y deshidratarnos.

El agua es el componente más abundante en nuestro cuerpo y es por esto que no podemos dejar de perder unos valores normales de esta en nuestro organismo, ya que todos nuestros tejidos dependen de ella.

El agua es fundamental, desde los aspectos micrcroscópicos como son nuestras células, hasta los aspectos más grandes y visibles como pueden ser los músculos o la piel. Es necesaria para transportar todos los nutrientes a nuestros tejidos y si nos vamos deshidratando puede que a nuestras piernas no les llegue suficiente combustible, electrolitos o que nuestro corazón tenga que realizar más trabajo para bombear la sangre.

Es muy importante no esperar a sentirnos sedientos para beber,, una vez nos encontramos con esa sensación ya se ha empezado el proceso de deshidratación por lo que es necesario calcular nuestra demanda en función de nuestra actividad , la temperatura ambiente y el tiempo que nos exponemos a esta.

 
ROPA

Aunque pueda parecer no tener importancia es un factor que puede resultar determinante ya que las prendas ajustadas van a impedir el buen retorno de la circulación o líquidos linfáticospuesto que comprimen y cortan su caudal como si pisaras una manguera.





Por esto, si sufres de piernas cansadas es importante que tengas en cuenta no llevar zapatos, calcetines, pantalones o cinturones que te aprieten. Por suerte hoy en día existen prendas específicas para evitar estos problemas como son medias deportivas o medias de compresión, las que podemos ver en deportistas o en personas operadas de varices, estas prendas aunque si bien es cierto que también aprietan y puede que no resulten cómodas inicialmente, a diferencia de la ropa convencional ajustada, está diseñadas para movilizar nuestra sangre en sentido ascendente por lo que nos producen una gran mejoría.

EJERCICIO

Al igual que la hidratación resulta algo básico cuando hablamos de piernas cansadas.

Si como indicamos anteriormente, las piernas cansadas no son más que un síntoma de un problema circulatorio no existe mejor prevención que la actividad física ya que esta es la mejor forma de tener un sistema cardiovascular fuerte y de calidad que sea capaz de movilizar la sangre por muy complicada que sea la situación.

Si queremos prevenir cualquier tipo de problema cardiovascular debemos de habituarnos a realizar ejercicio desde jóvenes para crear unos buenos cimientos y tener un corazón y venas fuertes en el futuro que sean capaces de transportar el agua y los nutrientes allí donde se necesiten y evitar las inflamaciones y retenciones de líquidos.

FRÍO

Las piernas cansadas, aumentan en verano puesto que se produce una dilatación que impide el retorno venoso derivado de las altas temperaturas,entonces ,¿cómo podemos ayudarlo?

Con algo tan sencillo como el frío, ya que este ejerce la acción contraria, una vasoconstricción y favorece la circulación correcta. Es tan fácil como si estamos de vacaciones en un destino de costa, no irnos directamente con las piernas calientes si no meternos en el agua para que bajen su temperatura.




También, si eres muy “friolero” puedes ducharte con el agua templada y al final, antes de salir de la ducha, darte con el chorro de agua fría en las piernas, preferiblemente, es recomendable dirigir este chorro en la dirección a la cual queremos llevar la sangre, es decir ascendente, empezando por los dedos de los pies y acabando a la altura de las ingles.

Se puede utilizar geles de crioterapia para una mayor comodidad si no queremos o podemos estar dándonos duchas o sumergir las piernas en agua fría. Estas cremas tienen un efecto frío que nos van a ayudar a producir esta vasoconstricción y nos van a dar una sensación muy  placentera y refrescante si queremos salir a comer, a dar un paseo  o sencillamente dormir y por lo tanto no es posible aplicar agua fría.

COMIDA

El control del peso es fundamental, ya que meterá más carga sobre nuestras piernas y este está también ligado con la pérdida de aptitudes cardiovasculares.
También es necesario controlar los alimentos ultraprocesados y en definitiva cualquier alimento con un alto contenido en sal ya que esta retiene el agua e impide la correcta circulación.

POSTURAS

La postura en la que nos encontremos es un factor condicionante, los líquidos tienden a bajar, es por esto que si pasamos mucho tiempo sentados o de pie sin movernos los líquidos irán descendiendo y como no hay una demanda para que nuestras venas empujen la sangre hacia arriba esta se quedara “atascada”  en pies, tobillos y pantorrillas.

Si tienes que estar sentado o de pie inmovil durante mucho tiempo, intenta moverte de vez en cuando para incentivar el movimiento de la sangre en las zonas en las que esta va a quedarse parada.

Otro truco muy fácil pero eficaz, es intentar elevar las piernas, si estás sentado puedes ponerlas en alto sobre alguna silla u otro tipo de superficie, aunque lo mejor es que te pudieras tumbar en el suelo y apoyarlas sobre la pared, de esta forma las piernas siempre están mas altas que el corazón que es lo deseable  para mejorar su circulación.

Estas son algunas cuestiones a tener en cuenta para mejorar nuestras piernas pero también existen algunos remedios a los que podemos recurrir visitando un herbolario y que suelen aconsejar los profesionales como son:

-Ginkgo biloba

-Castaño de indias 

-Sales de Epsom

-Vid roja

-Ruscus

-Hamamelis

www.cofenat.es