Centro de preferencia de la privacidad x
Cuando visita cualquier sitio web, el mismo podría obtener o guardar información en su navegador, generalmente mediante el uso de cookies. Esta información puede ser acerca de usted, sus preferencias o su dispositivo, y se usa principalmente para que el sitio funcione según lo esperado. Por lo general, la información no lo identifica directamente, pero puede proporcionarle una experiencia web más personalizada. Ya que respetamos su derecho a la privacidad, usted puede escoger no permitirnos usar ciertas cookies. Haga clic en los encabezados de cada categoría para saber más y cambiar nuestras configuraciones predeterminadas. Sin embargo, el bloqueo de algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en el sitio y los servicios que podemos ofrecer.
Más información Habilitar todas
Gestionar las preferencias de consentimiento
- Cookies técnicas Activas siempre
Son aquellas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.
- Cookies de análisis o medición
Son aquellas que permiten al responsable de las mismas, el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios de los sitios web a los que están vinculadas. La información recogida mediante este tipo de cookies se utiliza en la medición de la actividad de los sitios web, aplicación o plataforma y para la elaboración de perfiles de navegación de los usuarios de dichos sitios, aplicaciones y plataformas, con el fin de introducir mejoras en función del análisis de los datos de uso que hacen los usuarios del servicio.
- Cookies de Google Maps
Cookies de Preferencias de Google: Estas cookies permiten que los sitios web de Google recuerden información que cambia el aspecto o el comportamiento del sitio web como, por ejemplo, el idioma que prefieres o la región en la que te encuentras.
Rechazar todas Confirmar mis preferencias
Cofenat
Blog Terapias Naturales
Información de interés
Entradas
APTN_Cofenat Thu, 30 Jan 2014 16:39:00 +0100

TRATAMIENTO NATURAL DE LA TENDINITIS

TRATAMIENTO NATURAL DE LA TENDINITIS
30 de enero de 2014
Muchas personas sufren tendinitis en distintos lugares del cuerpo, como puede ser el codo, el talón, el hombro o la muñeca, entre otros. Sin embargo, muchas de ellas sólo identifican un dolor y no saben cuál es su causa ni su tratamiento.

La tendinitis puede ser causada por una lesión, como les sucede habitualmente a los deportistas, o bien por sobrecargas en tendones ya de por si poco elásticas. Presentamos algunos remedios para tratarla eficaz y naturalmente.




¿Cómo sé si tengo tendinitis?
El síntoma principal de la tendinitis es el dolor, el cual se localiza a lo largo del tendón, generalmente cerca de una articulación. Ese dolor puede aparecer y desaparecer, y suele empeorar cuando realizamos ejercicio.

Si tenemos un dolor localizado en un tendón que se repite diariamente deberíamos acudir al médico. Él lo examinará y realizará las pruebas pertinentes.

Puesto que generalmente el tratamiento se basa en el consumo habitual de medicamentos antiinflamatorios, y que en muchos casos la enfermedad no mejora fácilmente, presentamos algunos remedios naturales con efectos antiinflamatorios y sin efectos secundarios.

La alimentación adecuada
Hay algunos nutrientes imprescindibles para tratar naturalmente la tendinitis. Los podemos consumir a través de los alimentos y/o bien mediante suplementos naturales.
La vitamina C: podemos consumir alimentos ricos en vitamina C (cítricos, kiwis, frambuesas, fresas, papaya…) o bien tomarla como suplemento. También podemos acostumbrarnos a echar un chorrito de jugo de limón en las comidas o bien como aliño en las ensaladas.
El magnesio: Ayuda a crear colágeno, fundamental para el esqueleto, los tendones y los cartílagos. Lo tomaremos con los alimentos (cacao, verduras de hoja verde, plátano, frutos secos y semillas) o bien como suplemento, en forma de citrato de magnesio o cloruro de magnesio (mejor evitar éste último si sufrimos de acidez gástrica).
La vitamina E: La vitamina E es un antioxidante que protege el tejido corporal del daño causado por sustancias llamadas radicales libres. Se encuentra en los vegetales de hoja verde (el brócoli, las espinacas), semillas, germen de trigo, levadura de cerveza y en la yema de huevo.
Los bioflavonoides: los bioflavonoides o vitamina P actúan como antioxidantes ya que ayudan a que la vitamina C mantenga equilibrados nuestros niveles de colágeno. Los encontramos en los cítricos, pero sobre todo en su piel, por lo que recomendamos usar la piel de limones y naranjas ecológicas para añadir a ensaladas, postres o batidos. También en las uvas, cerezas, albaricoques, escaramujo, papaya, pimiento y trigo sarraceno.


Emplastos caseros
Podemos preparar emplastos caseros con hierbas medicinales para aliviar los síntomas de la tendinitis. Usaremos las siguientes plantas:

Consuelda (Symphitum Officinale): El nombre de esta planta medicinal hace referencia a la consolidación de heridas, y es que tiene importantes efectos beneficiosos sobre todo tipo de contusiones y fracturas, ya que es una gran regeneradora de tejidos, pero siempre aplicada externamente, ya que su uso interno resulta tóxico.



Cúrcuma (Curcuma Longa): tiene importantes efectos antioxidantes, antiinflamatorios y anticancerígenos. La podemos consumir también con las comidas.


Árnica (Arnica Montana): uno de los antiinflamatorios naturales más conocidos.




Deberemos conseguir preferiblemente estas plantas frescas. Las machacaremos en un mortero y las aplicaremos directamente sobre la zona a tratar, cubríendolas con una gasa sin apretar.

Si las conseguimos secas, las pondremos a cocer con muy poquita agua, y luego las aplicaremos igualmente sobre la piel, cubriéndolas con un paño para que no gotee.

De estas plantas destacamos especialmente la Árnica, posiblemente la más conocida entre los deportistas y las personas que sufren problemas inflamatorios debido a su amplio uso en medicina natural y homeopatía por su poder antiinflamatorio. Esta planta la encontraremos en forma de crema, tintura, homeopatía, etc.

Si decidimos tomar la homeopatía, el remedio es Arnica Montana 9 CH, y tomaremos tres bolitas bajo la lengua tres veces al día, separadas de las comidas, bebidas y sabores fuertes y mentolados (chicle, dentífrico, etc.)

Cataplasmas de arcilla
Los cataplasmas de arcilla son un antiguo remedio muy útil para aliviar dolores causados por inflamaciones. Podemos usar arcilla verde o roja, que mezclaremos con agua tibia hasta conseguir una pasta untuosa. También podríamos , en vez de agua, la infusión de alguna de las plantas medicinales que hemos comentado anteriormente.


Aplicaremos el cataplasma durante al menos 20 minutos. Después nos lavaremos bien con agua tibia.

Estos cataplasmas de arcilla los realizaremos una o dos veces a la semana.


FUENTE.-  http://mejorconsalud.com/ Artículo de Elena Mártinez