Centro de preferencia de la privacidad x
Cuando visita cualquier sitio web, el mismo podría obtener o guardar información en su navegador, generalmente mediante el uso de cookies. Esta información puede ser acerca de usted, sus preferencias o su dispositivo, y se usa principalmente para que el sitio funcione según lo esperado. Por lo general, la información no lo identifica directamente, pero puede proporcionarle una experiencia web más personalizada. Ya que respetamos su derecho a la privacidad, usted puede escoger no permitirnos usar ciertas cookies. Haga clic en los encabezados de cada categoría para saber más y cambiar nuestras configuraciones predeterminadas. Sin embargo, el bloqueo de algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en el sitio y los servicios que podemos ofrecer.
Más información Habilitar todas
Gestionar las preferencias de consentimiento
- Cookies técnicas Activas siempre
Son aquellas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.
- Cookies de análisis o medición
Son aquellas que permiten al responsable de las mismas, el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios de los sitios web a los que están vinculadas. La información recogida mediante este tipo de cookies se utiliza en la medición de la actividad de los sitios web, aplicación o plataforma y para la elaboración de perfiles de navegación de los usuarios de dichos sitios, aplicaciones y plataformas, con el fin de introducir mejoras en función del análisis de los datos de uso que hacen los usuarios del servicio.
- Cookies de Google Maps
Cookies de Preferencias de Google: Estas cookies permiten que los sitios web de Google recuerden información que cambia el aspecto o el comportamiento del sitio web como, por ejemplo, el idioma que prefieres o la región en la que te encuentras.
Rechazar todas Confirmar mis preferencias
Cofenat
Blog Terapias Naturales
Información de interés
Entradas
APTN_Cofenat Wed, 06 Jul 2016 13:54:00 +0200

SUSTITUTOS SALUDABLES DEL CAFE

SUSTITUTOS SALUDABLES DEL CAFE
06 de julio de 2016
Para evitar los efectos negativos del café sobre el organismo, podemos recurrir a otros alimentos saludables.

Hay alternativas para todos los gustos, solo hay que estar dispuestos a darles una oportunidad.

El apremiante ritmo de vida que se ha instalado en nuestra sociedad moderna parece exigirnos buscar estimulantes que nos ayuden a rendir más y mejor. En la naturaleza tenemos gran cantidad de alimentos y plantas que pueden brindarnos este servicio, pero ninguna sustancia se ha hecho tan popular en los últimos 50 años como la cafeína. Una sustancia que, todo sea dicho, parece haberse instalado en nuestros hábitos dietéticos con tal naturalidad que nadie diría que se trata de una droga. Y es que, aunque de efectos suaves, el café también crea adicción.


Taza de café


En su justa dosis

Una taza de café  puede contener aproximadamente 100 mg de cafeína, en el caso del expreso, o 60 mg si se trata de uno filtrado. El efecto estimulante de esta cafeína sobre nuestro sistema nervioso central comenzará a llegar a todos los tejidos del cuerpo a los cinco minutos de ser ingerida y alcanzará su máxima concentración en la sangre aproximadamente a los 30 minutos, permaneciendo hasta tres horas en nuestro organismo. Como consecuencia, notaremos una aceleración de la frecuencia cardiaca, estaremos más alerta, aumentará la acidez gástrica y multiplicaremos nuestro volumen urinario.

Si somos adultos sanos sin ninguna patología seria y nos limitamos a tomar una o dos tazas al día, en principio, las contraindicaciones sobre nuestro organismo, más allá de alteraciones en la rutina de nuestro sueño, no deberían ser preocupantes. Pero ¿qué pasa si superamos las tres tazas de café al día?

Todavía queda bastante por investigar, pero parece probado que, para muchos, superar ciertas dosis de cafeína puede ser perjudicial. De entrada, si sufrimos de sueño ligero o de estrés, el café puede agravar estos problemas. Por otro lado, si el consumo es continuado en el tiempo, nos exponemos a padecer desórdenes cardiovasculares y un significativo incremento de nuestro colesterol sérico. Deben tener cuidado con un consumo desmesurado las mujeres que padezcan osteoporosis, ya que el café puede impedir la correcta absorción del calcio, al incrementar su excreción urinaria, siendo también la vía de pérdida de otros minerales fundamentales.


Espermatozoides


Tampoco parece ser muy beneficioso para la fisiología reproductora, pues se ha asociado el exceso de consumo de café a una movilidad espermática baja y a una menor fertilidad femenina. Con tan solo cuatro tazas al día, se irrita considerablemente el tracto digestivo, algo que va a agravar cualquier lesión o molestia intestinal que ya padezcamos. Y, si la dosis supera las seis tazas de café al día, aparte de correr el riesgo de adquirir dependencia, es posible que nos provoque cuadros de ansiedad o incluso arritmias cardiacas. Hay que tener en cuenta también que, con un consumo desmesurado de café, lograremos justo el efecto contrario al deseado, pues acabaremos sufriendo falta de concentración, cansancio e irritabilidad.

Justo es decir, sin embargo, que el café también posee algunas virtudes para nuestra salud, ya que puede disolver cálculos biliares, calmar ataques de asma –los músculos de los bronquios se relajan–, y ser muy diurético y antitrombótico.

Otras fuentes de cafeína

Son muchos los que para alejarse del estimulante café optan por pasarse al té, pero estas personas deben saber que una taza de té negro o de mate contiene más cafeína que el café. Lo que ocurre es que, debido a las técnicas de procesamiento de las hojas, y al estar las concentraciones más diluidas que en una taza de café, normalmente solo va a alcanzar los 50 mg de sustancias estimulantes por taza, o sea, aproximadamente la mitad que en una taza de café. Esta dosis se reduce a la mitad si lo que tomamos es té verde, y todavía más cuando se trata de té blanco.

Distintos tipos de té


Claro está que el té nos aporta otros beneficios, entre los que destacan sus enormes niveles de sustancias antioxidantes, sobre todo en el caso del té blanco. De todos modos, también es bueno tomarlo con moderación para que no afecte a nuestro sistema nervioso. Si buscamos una buena alternativa al té, que sea apta para la noche y que comparta buena parte de sus propiedades, nuestra mejor opción sería el rooibos.

Unas bebidas que debemos evitar a toda costa son las elaboradas con nuez de cola o, como se las conoce popularmente, las “colas”, pues alcanzan niveles cercanos a los 40 mg de cafeína por cada vasito de 100 ml. Además, esta cafeína se combina con otros componentes, como el ácido fosfórico, que fomenta la desmineralización ósea y la absorción de minerales de vital importancia, como el hierro.

Hay otro alimento que pocos asocian a la cafeína, pero que alcanza niveles más que significativos de esta sustancia. Hablamos del chocolate, rico en teofilina y teobromina, dos alcaloides emparentados con la cafeína. Su contenido es mucho menor que en una taza de café,  pero tomado en las últimas horas del día pueda ser responsable de nuestros desvelos nocturnos. Por supuesto, es muy rico en antioxidantes polifenoles, muy beneficiosos para el corazón y para evitar el envejecimiento de las células. Quizás por eso cuesta tanto darle la etiqueta de “bueno” o “malo”. Pero una cosa es segura: por su alto contenido graso y sus sustancias excitantes, debe ser consumido con mesura, especialmente en el caso de los niños pequeños.

Bambú



De cereales, bambú o achicoria

Aquellos que no quieran renunciar a su taza de café matutino siempre pueden recurrir al descafeinado, pero deben saber que no está exento de cafeína. Lo mejor en estos casos es darle una oportunidad al café de cereales, de achicoria o de bambú que, según la marca, imitan bastante bien el sabor del café común, proporcionándonos una serie de beneficios adicionales. Por un lado, nos van a regalar pequeñas dosis de vitaminas y minerales y, por otro, vamos a tener la certeza de no alterar nuestro ciclo del sueño ni nuestro ritmo cardiaco y de no irritar la mucosa gástrica. Con estos cafés nos revitalizaremos de forma natural y mejoraremos la digestión.

En el caso del chocolate, tenemos a un sustituto de lujo: la harina de algarroba. Se trata de un producto de una semilla libre de sustancias estimulantes que, al ser naturalmente dulce, evita la adición de tanto edulcorante en la elaboración de postres. Es muy rica en fibra, riboflavina, calcio y hierro y aporta hasta siete veces menos grasa que el cacao. Además, por su riqueza en mucílagos, estamos mejorando y protegiendo el funcionamiento de nuestro tránsito intestinal







fuente.- http://www.elcorreodelsol.com/ Por  Laura Kohan
imagen.- eladerezo.com/ batanga.com/ aliciagalvan.com/ indigohierbas.es