Centro de preferencia de la privacidad x
Cuando visita cualquier sitio web, el mismo podría obtener o guardar información en su navegador, generalmente mediante el uso de cookies. Esta información puede ser acerca de usted, sus preferencias o su dispositivo, y se usa principalmente para que el sitio funcione según lo esperado. Por lo general, la información no lo identifica directamente, pero puede proporcionarle una experiencia web más personalizada. Ya que respetamos su derecho a la privacidad, usted puede escoger no permitirnos usar ciertas cookies. Haga clic en los encabezados de cada categoría para saber más y cambiar nuestras configuraciones predeterminadas. Sin embargo, el bloqueo de algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en el sitio y los servicios que podemos ofrecer.
Más información Habilitar todas
Gestionar las preferencias de consentimiento
- Cookies técnicas Activas siempre
Son aquellas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.
- Cookies de análisis o medición
Son aquellas que permiten al responsable de las mismas, el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios de los sitios web a los que están vinculadas. La información recogida mediante este tipo de cookies se utiliza en la medición de la actividad de los sitios web, aplicación o plataforma y para la elaboración de perfiles de navegación de los usuarios de dichos sitios, aplicaciones y plataformas, con el fin de introducir mejoras en función del análisis de los datos de uso que hacen los usuarios del servicio.
- Cookies de Google Maps
Cookies de Preferencias de Google: Estas cookies permiten que los sitios web de Google recuerden información que cambia el aspecto o el comportamiento del sitio web como, por ejemplo, el idioma que prefieres o la región en la que te encuentras.
Rechazar todas Confirmar mis preferencias
Cofenat
Blog Terapias Naturales
Información de interés
Entradas
APTN_Cofenat Mon, 08 Aug 2016 13:11:00 +0200

EL MASAJE CON PIEDRAS CALIENTES

EL MASAJE CON PIEDRAS CALIENTES
08 de agosto de 2016
Descubre en qué consiste la terapia termal o masaje con piedras calientes, y los beneficios que se logran combinándola con aromaterapia y otras técnicas.

El masaje con piedras calientes, también llamado terapia geotermal o “Stone teraphy” consiste en la utilización de piedras suaves y redondeadas y libres de poros, previamente calentadas para un masaje relajante.



Las más apropiadas son las piedras volcánicas de basalto, pues por su alta densidad conservan muy bien el calor. El calor en sí mismo distiende la musculatura e induce a la relajación y la dureza de la piedra permite que el masaje pueda ser además, profundo; por tanto muy interesante en contracturas musculares, estrés y tensiones diversas.

El tacto de la piedra caliente, con el deslizado suave que le proporciona el aceite puede ser sublime, si además es enriquecido con esencias naturales (aromaterapia) dado sus reconocidas cualidades terapéuticas es espectacular.

Reduce los dolores crónicos.
Alivia tensiones.
Equilibra el sistema neurológico.
Dilata los conductos sanguíneos y linfáticos favoreciendo la circulación, y por tanto la eliminación de toxinas e impurezas.
Puede ayudar en problemas de insomnio a través de la relajación.
Mejora el metabolismo de los órganos internos.

Se pueden usar de forma estática, o dinámica realizando maniobras de masaje, o incluso combinar en una misma sesión ambas técnicas.



De forma estática cubre aspectos más sutiles como la estimulación de los chakras y meridianos o los puntos de energía corporales.

De forma dinámica para aspectos más físicos, como eliminación del estrés, promover la circulación sanguínea y linfática, o la reducción del dolor muscular y articular.

Se aplica en zonas de masa muscular, evitando articulaciones y zonas de hueso prominentes: tobillos, espinillas… No obstante, la presión que se ejerce a la piedra hace que ella misma evite la zona ósea, pero es de gran ayuda en las inserciones musculares para aliviar tensiones.

Se pueden combinar piedras calientes y frías (éstas de mármol preferiblemente, pues conservan mejor el frío) para la técnica geotermal de CONTRASTES.

Con aromaterapia la técnica de Piedras Calientes combina muy bien, ya que ésta ayuda a estimular y regular los estados emocionales alterados, no solo por medio del olfato sino también y quizás en mayor medida por sus efectos terapéuticos a través de la piel llegando en segundos por el torrente sanguíneo al hipotálamo. 

La técnica de contrastes va bien si hay dolor, hinchazón o inflamación en músculos y articulaciones pero solo en casos crónicos, nunca en esguinces  o golpes recién hechos. Y aplicada de forma estática, no dinámica.



En principio, la técnica de contrastes es de “inmersión”, es decir como baño general o parcial por inmersión alternando agua caliente y otra fría en sucesivas repeticiones, este principio es aplicable a las piedras, que provocan en la zona  vasodilatación (la piedra caliente) y vasoconstricción (la piedra fría), poniendo en marcha entre las dos un efecto de bombeo, el tiempo recomendado de cada fase es de dos a tres minutos la caliente y de un minuto la fría.

También se puede hacer en casa para un codo, rodilla, tobillos o muñeca (túnel carpiano); en estos casos es mejor aplicar una toalla con hielo (nunca directo para evitar quemaduras por congelación) y una toalla humedecida con agua caliente, alternándola como se ha explicado en el párrafo anterior.
En caso de un esguince reciente no aplicar calor nunca, solo frío para provocar vasoconstricción y reducir el hematoma.

Ante cualquier duda contar siempre con el consejo de un profesional de la salud.

La crioterapia (frío) disminuye el flujo sanguíneo, favoreciendo el drenaje vascular y linfático, es antiinflamatoria y ralentiza el metabolismo celular, reduce el edema y el dolor.

La termoterapia (calor) aumenta el flujo sanguíneo y favorece la llegada a las células de oxígeno y nutrientes.



La técnica de contrastes es recomendada en esguinces (después de la fase aguda), tendinitis, dolores musculares y contusiones.

Es mejor empezar y acabar con calor en proporción de tiempo calor/frío de 3/1 o 2/1.

Esta terapia solo para casos leves, pues si hay flebitis, úlceras varicosas, tromboflebitis o cualquier enfermedad circulatoria grave, siempre con el control de un profesional de la salud.








Artículo de Emilio García Ortega. Socio de Cofenat nº 5770
imagenes.-imujer.com / candacepert.com / casasrurales.com / vitonica.com