Cofenat
Blog Terapias Naturales
Información de interés
Entradas
APTN_Cofenat Mon, 01 Jun 2020 00:30:00 +0200

Todo sobre el Lactobacilo

Todo sobre el Lactobacilo
01 de junio de 2020

Pese a toda la información existente en la actualidad que hace referencia a los beneficios de nuestras “bacterias amigas” existe quien sigue cuestionando su eficacia.

Desde COFENAT queremos abordar este tema y aclarar una serie de dudas sobre que es, para que se utiliza, como tomarlo, para que sirve realmente, para que no y por supuesto si tiene contraindicaciones e interacciones con otras sustancias, sean fármacos o suplementos.

¿Que es?

Los lactobacilos son un tipo de bacteria que fermentan azúcares, creando el ácido láctico por lo que a ese grupo de bacterias se les llaman bacterias acidolácticas, la especie más importante es el Lactobacillus Acidophilus.

Estas bacterias ayudan a combatir otras bacterias u organismos enemigos de nuestra salud, es por esto que se las llama “bacterias amigas”.

Normalmente, se encuentran dentro del organismo humano y animal en el intestino, tracto digestivo, genital y urinario además de en suplementos nutricionales o alimentos como el yogur, tempeh, miso, tamari o los  vegetales ( que sobreviven y llegan al intestino ) y convierten esos carbohidratos ricos en fibra en bacterias a través de la fermentación por la flora intestinal.


¿Para que se utiliza?

La industria produce y recomienda esta serie de bacterias de manera general para reestablecer la flora intestinal después de la toma de antibióticos, para la prevención o tratamiento de la diarrea derivada del uso de los  mismos, para diarreas también de origen infeccioso, para el SCI ( síndrome de colon irritable) dolor gástrico, cólicos del lactante, para reforzar el sistema inmunológico  y para muchos problemas digestivos de origen generico  o idiopático ( desconocido) 

¿Como se usa de forma general?

Las formas más comunes de administración son, ingeridos, o bien en supositorios vía vaginal o rectal.

La cantidad de toma en este caso varía en comparación con otros suplementos, ya que no  se mide en gramos si no que se mide por el número de organismos vivos existentes, la cantidad estándar oscila entre 1.000 y 10.000 millones de organismos por dosis y se suelen recomendar 3 0 4 tomas diarias. 

¿Para qué es eficaz?

Aquí es donde queremos distinguir 2 aspectos que consideramos importantes como son para que se utilizan y para qué existe evidencia de que realmente funcionan, sus beneficios te los citamos a continuación:


Diarrea producida por la ingesta de antibióticos . 

La ingesta de productos con probióticos que contienen cepas de lactobacilos ayuda a prevenir la diarrea causada por los antibiotióticos en los adultos y los niños,iniciando dentro de una ventana de 2 días de comenzar el tratamiento con antibióticos y continuando durante al menos 3 días después de terminar los antibióticos.

Sobrecrecimiento de bacterias en la vagina.

Los supositorios de lactobacilos y los óvulos vaginales pueden ser eficaces para el tratamiento de la vaginosis bacteriana, la ingesta de yogur o el uso de óvulos vaginales que contienen lactobacilos pueden prevenir la recurrencia de estas infecciones.



Dolor de estómago. 

La ingesta de lactobacilos incluso en un tiempo breve reduce los síntomas en niños con dolor de estómago, también la ingesta de lactobacilos y bifidobacterias puede disminuir los síntomas en mujeres con dolor de estómago.

Rinitis alérgica. 

La ingesta diaria de dos mil millones de unidades de lactobacilos formadoras de colonias durante 5 semanas puede mejorar la calidad de vida en aproximadamente un 18 % en personas con alergia al polen que no responden a algunos medicamentos antialérgicos. En niños con alergias que persisten durante todo el año, la ingesta de 10 000 millones de unidades de lactobacilos formadoras de colonias durante 12 semanas parece mejorar los síntomas de picazón de los ojos.

Eccema (dermatitis atópica). 

La ingesta de productos de lactobacilos puede disminuir los síntomas de eccema en bebés y niños y pueden ayudar a prevenir el desarrollo del eccema, cuando lo ingieren las madres durante el último mes de embarazo, los probióticos de lactobacilos pueden disminuir la probabilidad de que el niño tenga eccema. 

Propensión a las alergias y reacciones alérgicas (enfermedad atópica). 

La ingesta de ciertas cepas de lactobacilos puede prevenir la aparición de reacciones alérgicas, como asma, rinitis alérgica y eccema, en niños con antecedentes familiares de esta condición.

Diarrea causada por medicamentos para tratar el cáncer. 

Un medicamento de quimioterapia llamado 5-fluorouracil puede producir diarrea grave y otros problemas gastrointestinales (GI). Hay evidencia que indica que los pacientes con cáncer colorrectal tienen diarrea menos severa, menos problemas estomacales, internaciones más cortas en el hospital y menos atención hospitalaria cuando consumen lactobacilos.



Llanto excesivo en los niños (cólicos). 

La administración de lactobacilos a bebés lactantes disminuye el llanto diurno, los lactobacilos son más efectivos para disminuir en llanto que usar el medicamento simeticona.

Estreñimiento. 

La ingesta de probióticos de lactobacilos durante 4-8 semanas puede disminuir los síntomas de estreñimiento, incluidos malestar y dolor de estómago, distensión abdominal y movimientos intestinales incompletos. 

Diabetes. 

La ingesta de lactobacilos, comenzando el primer trimestre del embarazo, ayuda a prevenir la diabetes durante el embarazo, especialmente en madres mayores de 35 años y madres con diabetes durante un embarazo no primerizo. En mujeres con diabetes durante el embarazo, la ingesta de lactobacilos parece ayudar a controlar la ingesta de sangre. 

Diarrea.

La administración de lactobacilos a bebés y niños de 1-36 meses cuando ingresan al hospital parece disminuir el riesgo de tener diarrea. Además, los lactobacilos pueden disminuir el riesgo de diarrea en todos los casos de niños desnutridos. No obstante, la mayoría de la investigación muestra que la administración de lactobacilos en niños que ya tiene diarrea no ayuda a que se mejoren más rápidamente.

Infección de las vías digestivas que puede causar úlceras (Helicobacter pylori o H. pylori).

La ingesta de probióticos de lactobacilos junto con la «terapia triple» que consiste en medicamentos recetados como claritromicina, amoxicilina y un inhibidor de la bomba de protones ayuda a tratar las úlceras causadas por H. pylori. 

Colesterol alto

La ingesta de probióticos de lactobacilos puede reducir el colesterol total en aproximadamente 10 mg/dL y el colesterol de lipoproteína de baja densidad (LDL o "malo") los probióticos de lactobacilos no parecen mejorar los niveles de colesterol de lipoproteína de alta densidad (HDL o "buenos") o los niveles de grasas llamadas triglicéridos.

Hinchazón (inflamación) y ampollas dentro de la boca (mucositis oral).

La ingesta de comprimidos que contienen lactobacilos desde el primer día del tratamiento de radioterapia/quimioterapia hasta una semana después de este disminuye el número de pacientes con llagas en la boca graves.

Complicación posquirúrgica por colitis ulcerosa (pouchitis).

La ingesta de lactobacilos ayuda a tratar la pouchitis, una complicación de la cirugía por colitis ulcerosa. La ingesta de un probiótico que contiene lactobacilos, bifidobacteria y estreptococo durante un año parece mantener la remisión de las personas con esta condición y la ingesta de una fórmula diferente que contiene 2 especies de lactobacilos y bifidobacterum durante 9 meses parece disminuir la gravedad de la pouchitis.



Infección en las vías respiratorias. 

La ingesta de probióticos de lactobacilos ayudan a prevenir las infecciones de las vías respiratorias en niños. La administración de lactobacilos en bebés y niños parece disminuir la probabilidad de infecciones de las vías respiratorias superiores.

Además, los niños de entre 1-6 años que asisten a guarderías infantiles parecen tener una menor cantidad de infecciones respiratorias y menos severas si se les da leche que contiene lactobacilos. En los adultos, la ingesta de leche fermentada que contiene lactobacilos puede ayudar a prevenir las infecciones de las vías respiratorias y disminuir la duración de las infecciones.

Artritis reumatoidea. 

La ingesta de lactobacilos durante 8 semanas disminuye la sensibilidad e inflamación articulares en mujeres con artritis reumatoide.

Prevención de la diarrea del viajero. 

La diarrea de viajero es producida por exposición a bacterias, virus o parásitos a los cuales el viajero no ha estado expuesto antes. La ingesta de lactobacilos ayuda a prevenir la diarrea en los viajeros. La eficacia puede variar mucho dependiendo de hacia donde se viaja debido a que hay diferentes bacterias en diferentes lugares.

Enfermedad intestinal inflamatoria (colitis ulcerosa).

Los probióticos de lactobacilos pueden ayudar a la remisión en personas con colitis ulcerosa.la toma de lactobacilos, bifidobacteria y estreptococo eleva las tasas de remisión cuando se usa con un tratamiento estándar para la colitis ulcerosa.

¿Para que no sirve?

Diarrea causada por infección por rotavirus, fatiga ocular (astenopía) acné, asma, resfríado común,caries,problemas para digerir el azúcar de la lactosa (intolerancia a la lactosa) enfermedad intestinal grave en los bebés prematuros (enterocolitis necrosante, ECN) artritis reumatoidea,herpes labiales.

Cintraindicaciones/Interacciones

Los Lactobacilos son seguros cuando se toman de la forma correcta y con la supervisión de un profesional, siendo sus contraindicaciones muy poco frecuentes y sus efectos secundarios más comunes pudiendo producir hinchazón o gas.

Pese a esto, señalamos que  si se ha de tener precaución con algunos aspectos, como son el síndrome del intestino corto,colitis ulcerosa grave,sistema inmunológico debilitado( personas con medicación por trasplante de órgano o gente con VIH) o aunque es extremadamente raro, personas con válvulas del corazón dañadas si van a ser sometidas a procesos endoscópicos.

En cuanto a las interacciones y precauciones a la hora de tomar el lactobacilo junto con medicamentos o suplementos, en caso de tomar Antibióticos la toma del probiotico se aconseja que sea minimo 2 horas antes de la toma del antibiótico,.

Hay que prestar atención también a aquellas personas que toman medicamentos inmunosupresores, y aunque no está totalmente demostrado en humanos, se aconseja no tomar el lactobacilo a la vez que el hierro ya que podría aumentar la absorción de este por lo que sería prudente y recomendable separar la ingesta o toma de ambos.

COFENAT

www.cofenat.es

Fuente, referencias y adaptaciones de NLM ( National Library of Medicine)