Cofenat
Blog Terapias Naturales
Información de interés
Entradas
APTN_Cofenat Sun, 26 Jul 2020 22:30:00 +0000

Estimulación temprana y terapias naturales

Estimulación temprana y terapias naturales
26 de julio de 2020
 

¿Qué es?

La estimulación temprana es el conjunto de métodos, técnicas, intervenciones y actividades enfocadas a mejorar las capacidades físicas, sensoriales,emocionales lingüísticas, afectivas y físicas para que los niños tengan un buen desarrollo personal y social.

Esta práctica es especialmente importante tenerla en cuenta desde el nacimiento hasta aproximadamente los 6 años de edad, de ahí el nombre “temprana” ya que al inicio de nuestra vida nuestro sistema nervioso se encuentra en una fase de aprendizaje y plasticidad constante, adquiriendo día a día mejoras y adaptaciones en nuestras habilidades y desarrollo psicomotor que condicionarán el carácter, la autonomía  y por lo tanto su adaptación  y relación con el mundo. 

Se basa en la neuroplasticidad y la influencia que el sistema nervioso central tiene para desarrollar o no de forma correcta las adaptaciones sobre las distintas áreas que son trabajadas desde este concepto de estimulación temprana, estas áreas se dividen en cinco:


-cognitiva ( mental)

-sensitiva

-motora

-social y afectiva

-comunicativa


Esta última clasificación señala las áreas a trabajar, pero también existe una clasificación por etapas, ya que evidentemente no se pueden buscar los mismos objetivos en un  niño de 6 meses que de 6 años, aunque como decíamos al inicio es el profesional el que debe adaptar y modificar según su criterio la estrategia de actuación de forma individual en cada niño, la clasificación por etapas se dividen en:

-Desde 45 días hasta 4 meses

-Desde 4 meses a 6 meses

-Desde 6 meses a 9 meses

-Desde 9 meses a 12 meses

-Desde 12 meses a 18 meses

-Desde 18 meses a 24 meses

-Desde 24 meses a 36 meses

-Desde 3 años a 4 años

-Desde 4 años a 5 años

-Desde 5 años a 6 años



Desarrollo del niño


Para trabajar la estimulación temprana del niño, hay que entender que existen unos criterios de desarrollo, a modo de patrón que es necesario conocer para utilizar como guía, a la hora de planificar un protocolo de actuación adecuado.

Entender estos parámetros de desarrollo es necesario, pero es más necesario entender, que estos son bastante amplios y que su desarrollo depende de varios factores que van a condicionar la velocidad de maduración, no hay dos niños iguales, por lo que estos parámetros deben ser flexibles e individuales en cada caso.

Al conocer el patrón de desarrollo general e individual de cada niño, podemos utilizarlo como una guía para presentarle al bebé los estímulos y actividades adecuados, pero siempre respetando su iniciativa, sin forzar ni obligar, estos estímulos han de realizarse a modo de juego generando a medida que este va creciendo más autonomía y por lo tanto autoestima e independencia. 

 
Causas


Puede haber muchos motivos que ocasionan un retraso madurativo en el niño y debemos conocer que lo  está produciendo, antes de decidir cómo abordarlo, algunos de estos factores son:

-Nacimiento prematuro que ocasiona poco peso y tamaño encefálico

-Problemas nutricionales

-Problemas infecciosos

-Lesiones del Sistema Nervioso

-Problemas  genéticos

-Falta de estímulos

-Problemas de salud mental familiar



Diagnóstico

 
Normalmente los niños que acuden a nuestros centros, vienen sin un diagnóstico claro cuando es en la primera etapa de su vida, vienen derivados por los propios servicios de salud o por iniciativa de los padres, por eso es tan importante la correcta evaluación en las primeras citas, estas citas suelen ir dirigidas a charlar y observar en busca de los “ítems” que requieran de nuestra colaboración, los aspectos a analizar son prácticamente infinitos dependiendo de cada caso, algunos de los más comunes a evaluar son:



-Postural

-Desarrollo céfalo- caudal

-Hipertonía

-Distonía 

-Equilibrio

- Reflejo de prensión

- Prensión voluntaria

- Coordinación óculo-manual

- Manipulación de objetos

- Alimentación

- Sueño

- Conducta

- Atención

- Comunicación (incluso en etapa preverbal)

- Paroxismo

-Disociación motriz

-Orientación espacio- temporal


¿Cómo pueden ayudar las terapias naturales?


Una vez comprendidos todas los factores que pueden influir en un niño en su retraso madurativo, es fácil entender cómo el campo multidisciplinar de las terapias naturales, puede beneficiar este problema en muchas áreas.


Existen numerosos centros donde se tratan estos problemas con excelentes resultados con técnicas como la biorresonancia, yoga, relajación o sofrología, nutrición, acupuntura, naturopatía, estimulación multisensorial,  y  terapias manuales como el quiromasaje y la osteopatía entre otras. 




Cada vez están más extendidas prácticas como la hidroterapia o la terapia con animales por su  gran efectividad y por ser terapias que son muy bien recibidas por parte de los niños y que carecen de un carácter agresivo que les pueda producir rechazo.

La hidroterapia, favorece el neurodesarrollo ya que, al encontrarnos en un medio acuático se tiene menos gravedad y se genera menos peso corporal, lo cual, sumado a la resistencia del agua, ayuda a mejorar a nivel muscular, la agilidad, la propiocepción, la coordinación y mejora la circulación y la concentración.

Todo esto se produce de una forma menos lesiva que en el medio terrestre, siendo un trabajo cardiovascular que ayuda a bajar las pulsaciones reduciendo el estrés, haciendo más fácil repetir todas las sesiones de tratamiento que resulten necesarias, ya que no supone una práctica traumática para en niño, si no que es muy placentera.

Las terapias con animales, son también, terapias que normalmente se reciben de forma muy agradecida por parte del niño mostrándose muy receptivos a los estímulos que estos les proporcionan, mejorando los vínculos afectivos al poder interactuar con otro ser, lo cual les dota de  autoestima para desenvolverse en un ambiente social.

Más concretamente, la equinoterapia es una de las más utilizadas por el carácter sociable con los humanos de estos animales, y porque la postura adoptada en la monta, ayuda a nivel motor produciendo movimientos que son parecidos a los movimientos que el niño tiene que asimilar para su marcha, esta postura es muy similar a la que los adultos adoptamos en la famosa pelota bobath o fitball y  requiere un control  y una imagen de nuestro esquema postural.

Hay que destacar, que no todos los niños pueden iniciarse con esta práctica, ya que puede no ser suficiente la maduración para poder iniciarla de forma eficaz, generalmente no suele empezarse antes de los 3-4 años dependiendo del caso, pero también es cierto que existen otros animales con los cuales si se puede interactuar previamente, como es el caso de delfines que producen beneficios psico-sociales y emocionales  similares a los que hemos señalado y que a su vez proporcionan los beneficios de la terapia acuática que también hemos descrito.


La diversidad de nuestros profesionales permite abordarlo desde todos sus niveles  psíquico sensoriales  y motores, a nivel motórico algunos de los más comunes  son la hipotonía, espasticidad y la falta de amplitudes articulares. y a nivel sensorial y psíquico aportando relajación o estímulos dependiendo del caso, para fomentar su desarrollo emocional, cognitivo y autonomía social.

Además, los profesionales de las terapias naturales brindan tranquilidad a las familias con su orientación  durante todo el proceso, planificando y coordinando su trabajo, con las intervenciones por parte de los tutores en sus domicilios, para ayudar en la obtención más temprana de los objetivos previamente establecidos. 

COFENAT

 www.cofenat.es