Cofenat
Blog Terapias Naturales
Información de interés
Entradas
APTN_Cofenat Thu, 29 Apr 2021 00:30:00 +0000

Diferencias entre nutrición y alimentación

 Diferencias entre nutrición y alimentación
29 de abril de 2021
Estamos convencidos que muchas personas han utilizado estas palabras indistintamente y sin darle importancia a su significado real, pero realmente existen diferencias sustanciales, comprenderlas es el primer paso para poder llevar una vida saludable.

La alimentación, es todo lo que “nos llevamos a la boca” dulces, embutidos,harinas,carnes, pescados,legumbres, verduras…para que sea considerado alimento, estos, simplemente tienen que poseer una “carga calórica” pero no necesariamente tenemos que preocuparnos de sus nutrientes y su composición, es decir alimentación, es todo aquello que ingerimos.

La nutrición, es el proceso químico que tienen estos alimentos dentro del cuerpo que al digerirse se convierten en nutrientes, como glúcidos, lípidos, minerales, vitaminas, es algo muy distinto, es un concepto más complejo y necesario, y está íntimamente asociado a la prevención y tratamiento de enfermedades, aunque la diferencia de estos términos parece que carezca de importancia, sus consecuencias son muy importantes.

Para que nuestra alimentación diaria sea nutritiva, es decir, se convierta en nutrición,tienen que ingerirse una serie de alimentos que cumplan unos requisitos en forma de equilibrio de macronutrientes y micronutrientes de forma individualizada.

Cada persona tendrá unas necesidades específicas asociadas a su organismo donde no solo tenga en cuenta la cantidad (kilocalorías) en forma de balance de calorías gastadas e ingeridas, si no que también tenga en cuenta el aporte y valor nutricional, con el objetivo de sacar el máximo provecho a los alimentos que comemos. 

En definitiva el objetivo de cada  nutriente es aportarnos energía y recursos para cumplir cada una de sus funciones específicas para poder reparar y hacer crecer nuestro cuerpo y que este no falle, teniendo funciones reguladoras, estructurales y energéticas, para que esto se produzca de manera efectiva el organismo requiere de aproximadamentemuchos tipos de nutrientes distintos. 

Esto es lo que diferencia  la alimentación de la nutrición, y esta por lo tanto, puede ser la diferencia entre encontrarse sano o provocar alguna de las tantas patologías asociadas, como son enfermedades cardiovasculares,presión alta,diabetes, colesterol, triglicéridos,cáncer, trastornos metabólicos etc. Por desgracia estas suponen la mayor causa de mortalidad en los países desarrollados y dependen en mucha medida de nuestro tipo de alimentación, por lo que conocer unas pautas correctas para la misma nos resulta indispensable.




Para que nuestra alimentación sea correcta explicaremos la necesidad de aportar los nutrientes necesarios y su cómo están clasificados.Los nutrientes son los encargados de darnos una funcionalidad determinada al digerirse estos alimentos y se pueden dividir en 5 grupos:

Grasas o Lípidos. Las grasas protegen los órganos vitales del cuerpo humano, transportan vitaminas liposolubles y a su vez son un recurso de obtención energética lenta. Dividiéndose en 2 tipos a grandes rasgos, insaturadas como las que se encuentran en los frutos secos o el aceite, y saturadas que suelen ser mayormente de origen animal como carnes rojas, leche, queso y otros muchos productos procesados.

Es importante acabar con el mito de que las grasas son malas, ya que ni esto es cierto, ni todas las grasas son iguales pero si es cierto que se deben tomar en menor cantidad, ya que el exceso de su ingesta puede producir enfermedades y alteraciones poco deseables derivadas de su almacenamiento, aunque importa más la fuente y no tanto la cantidad, no es lo mismo pasarse comiendo grasas procedentes del aceite de oliva virgen extra o el aguacate, que pasarse comiendo repostería o embutidos, la cantidad proporcional de grasa puede ser la misma y sus efectos y valor nutricional totalmente distintos.

Proteínas. Tienen como objetivo producir y regenerar tejido por lo que si nos encontramos en un estado carencial podemos producir problemas renales o pérdida de masa muscular así como alteraciones hormonales, ya que estas ayudan a su buen desarrollo, también intervienen en la formación de anticuerpos y enzimas. Están constituidas por una serie de aminoácidos que se dividen en 3 tipos, esenciales, no esenciales y condicionales.

Los esenciales necesitan ser ingeridos ya que nuestro cuerpo no puede fabricarlos como son  la histidina, isoleucina, leucina, lisina, metionina, fenilalanina, treonina, triptófano y valina.

Los no esenciales, significa que nuestros cuerpos producen un aminoácido, aun cuando no lo obtengamos de los alimentos que consumimos. Los aminoácidos no esenciales incluyen: alanina, arginina, asparagina, ácido aspártico, cisteína, ácido glutámico, glutamina, glicina, prolina, serina y tirosina.

Los aminoácidos condicionales por lo general no son esenciales, es decir se suelen fabricar y sintetizar por nuestro cuerpo sin necesidad de ingerirlos, a excepción de  momentos de enfermedad y/o estrés, por esto se definen como condicionales e  incluyen arginina, cisteína, glutamina, tirosina, glicina, ornitina, prolina y serina.




Es nuestra obligación, desterrar una vez más un mito muy extendido, como es el que dice que las personas veganas tienen una carencia proteica, los aminoácidos se pueden obtener perfectamente de fuentes vegetales y por lo tanto la proteína, mezclando distintas fuentes de estos que además suelen tener un alto valor biológico y suelen ser bajos en grasa, o esta es una grasa que suele tener un gran aporte y valor nutricional.

Glúcidos . Su función es básicamente energética, son la gasolina que hace funcionar nuestro cuerpo. Existiendo glúcidos simples que se absorben rápidamente y generan energía igualmente de forma rápida, como puede ser azúcar y los glúcidos complejos que están formados por cadenas más grandes de azúcares y por lo tanto se absorben de forma más lenta y también nos dan una energía más lenta y sostenida que los simples, como por ejemplo los presentes en cereales y tubérculos. Al igual que la grasa, su ingesta es necesaria, en este caso, en unos niveles más altos que su competidora, pero su exceso también puede estar relacionado con patologías ya que si su balance consumo-gasto no es equilibrado, también se almacenará en nuestro organismo produciendo los mismos problemas que produce el consumo excesivo de grasa.

Vitaminas. Se encuentran presentes fundamentalmente en los alimentos vegetales como frutas y verduras. Su función es reguladora asegurando la capacidad inherente del cuerpo de cumplir sus distintas funciones, siendo muy diferentes en los objetivos a realizar por ejemplo, las vitaminas del grupo B intervienen en el sistema nervioso y  en la formación de glóbulos rojos,la vitamina K en la coagulación, la C y E tienen funciones antioxidantes, la vitamina D ayuda a absorber el calcio y la vitamina A interviene en la formación de huesos, dientes, etc.

Minerales. Se encuentran en numerosos alimentos, y se dividen en macrominerales cuando se necesita más cantidad de estos y oligoelementos en los que se necesitan menos cantidad, su carencia o exceso influye en diferentes enfermedades como la osteoporosis, la anemia o el raquitismo en caso de estado carencial,o la tan conocida hipertensión en caso de exceso. Algunos de los más comunes son el calcio, magnesio, hierro, sodio o el potasio…..

www.cofenat.es