Centro de preferencia de la privacidad x
Cuando visita cualquier sitio web, el mismo podría obtener o guardar información en su navegador, generalmente mediante el uso de cookies. Esta información puede ser acerca de usted, sus preferencias o su dispositivo, y se usa principalmente para que el sitio funcione según lo esperado. Por lo general, la información no lo identifica directamente, pero puede proporcionarle una experiencia web más personalizada. Ya que respetamos su derecho a la privacidad, usted puede escoger no permitirnos usar ciertas cookies. Haga clic en los encabezados de cada categoría para saber más y cambiar nuestras configuraciones predeterminadas. Sin embargo, el bloqueo de algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en el sitio y los servicios que podemos ofrecer.
Más información Habilitar todas
Gestionar las preferencias de consentimiento
- Cookies técnicas Activas siempre
Son aquellas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.
- Cookies de análisis o medición
Son aquellas que permiten al responsable de las mismas, el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios de los sitios web a los que están vinculadas. La información recogida mediante este tipo de cookies se utiliza en la medición de la actividad de los sitios web, aplicación o plataforma y para la elaboración de perfiles de navegación de los usuarios de dichos sitios, aplicaciones y plataformas, con el fin de introducir mejoras en función del análisis de los datos de uso que hacen los usuarios del servicio.
- Cookies de Google Maps
Cookies de Preferencias de Google: Estas cookies permiten que los sitios web de Google recuerden información que cambia el aspecto o el comportamiento del sitio web como, por ejemplo, el idioma que prefieres o la región en la que te encuentras.
Rechazar todas Confirmar mis preferencias
Cofenat
Blog Terapias Naturales
Información de interés
Entradas
APTN_Cofenat Wed, 13 Nov 2013 17:01:00 +0100

COMO TRATAR EL DESGASTE EN ARTICULACIONES

COMO TRATAR EL DESGASTE EN ARTICULACIONES
13 de noviembre de 2013
Si te han comenzado a doler las rodillas o las muñecas, no dejes pasar mucho tiempo sin consultar con un especialista. Es vital en estos casos la prevención y el tratamiento con anticipación. Esto se debe a que el desgaste de articulaciones puede derivar en artritis o artrosis que generan mucho dolor y trastornos para quién las padece. Nada mejor que echar un vistazo para aprender más sobre esta condición.



¿Qué puede causar desgaste en las articulaciones?

Son múltiples las razones por las cuáles una persona comienza a sufrir problemas en sus articulaciones. Las más frecuentes son:

La edad: los años producen desgaste y cuanto más tiempo pase, más difícil es de curar o erradicar la dolencia, porque el daño es crónico.
La genética: según algunos estudios, las mujeres que sufren artrosis en las manos pueden haberlo heredado un gen que desencadena este problema. Alrededor del 10% de los casos que se presentan tienen antecedentes en la familia.
El sobrepeso: la obesidad daña las articulaciones en áreas como las rodillas y las caderas, ya que todo el peso del cuerpo recae en las extremidades inferiores.
La sobrecarga: llevar cajas o maletas pesadas durante un tiempo prolongado, siempre acarrear bolsas del mismo lado del cuerpo, etc produce que una articulación “trabaje” más que la otra.
La profesión: según el empleo que se tenga, se puede desarrollar más fácilmente la atrosis o la artritis con el paso del tiempo.
Las lesiones: cualquier herida o accidente en una articulación conlleva a una mayor predisposición al desgaste, porque la recuperación nunca suele ser al 100%,.
La humedad: puede ser por el clima de la ciudad donde vive o bien por el sitio en el que trabaja. Si se pasa muchas horas en contacto con el agua también.
La alimentación: está íntimamente relacionada con la artritis y la artrosis, porque los alimentos que producen demasiado ácido úrico forman cristales que degeneran las partes blancas de las articulaciones y luego los huesos.

¿Cuáles son los síntomas más comunes del desgaste de articulaciones?

Presta mucha atención a estos, ya que serán los que determinen si puedes estar sufriendo de problemas en las articulaciones:

Sensación de rigidez al levantarse o poca flexibilidad al desear moverse o levantar un objeto del suelo.
Dolor articular en un sitio puntual y habitual. Esto quiere decir que si siempre duele en la misma zona, puede deberse a un mal movimiento o bien a una dolencia mayor.
Debilidad en general, es decir, si te sientes cansado la mayor parte del día
Dolores violentos en los huesos (como si se quebraran), punzantes o agudos en los músculos (como descargas eléctricas) o que cambian de sitio con gran rapidez. Estos dolores pueden agravarse con la temperatura ambiente, con la humedad, con el calor de estar acostado, con salir a la calle en invierno, etc.
Articulaciones enrojecidas, dolorosas al contacto más mínimo
También pueden presentarse “manchas violáceas” en lugares puntuales.
Transpiración excesiva durante la noche, con mal olor. Fiebre




¿Qué hacer en casos de desgastes en las articulaciones?

Estos consejos servirán para tratar o paliar el dolor que genera el desgaste articular pero a su vez, para tener una mejor calidad de vida:

Mover las piernas antes de levantarse, por ejemplo, al salir de la cama, que el peso del cuerpo no recaiga de golpe en las rodillas. Luego de estar sentado por un tiempo prolongado (como ser trabajando, viajando, mirando una película, etc), mover varias veces las extremidades inferiores antes de levantarse.
Tomar descansos cada día: en medio de la jornada laboral o de cualquier actividad que se esté realizando, se aconseja despejarse entre 5 y 10 minutos, sobre todo si se está mucho de pie o sentado.
Calzado adecuado: debe tener una buena sujección, que no se mueva el pie ni haya que hacer un esfuerzo para que no se salga. Preferibles son los zapatos cerrados y para el problema de las rodillas es mejor que la suela sea plana (sin tacón). Comprobar que está en perfecto estado y que no se haya gastado más uno que el otro.
Estirar las piernas cuando se permanece sentado, todas las veces que se pueda y en la medida que el espacio lo permita. Así la rótula ejerce menos presión sobre el fémur.
Cuidado al cargar peso: si tienes un trabajo que requiere levantar peso o bien si cargas muchas bolsas cuando vas al mercado, trata de equiparar el peso y en lo posible, no llevar todo en el mismo momento (preferible hacer más viajes). Al tomar algo del suelo, agacharse en “cuclillas” y no encorvar la espalda.
Subir y bajar escaleras: el movimiento debe ser lento, apoyándose en las barandas y de a un escalón por vez.

¿Cómo tratar el desgaste articular con la alimentación?

Además de respetar las recomendaciones anteriores, es bueno seguir una dieta saludable y acorde a esta problemática. Para ello:

bebe mucha agua, para mantenerte hidratado y que el líquido de las articulaciones esté en su medida justa.
Consume la cantidad de vitaminas correspondiente. Por ejemplo, la vitamina C ayuda a formar colágeno, matriz ósea y cartílago, la vitamina A trabaja en la regeneración de tejidos, la vitamina D promueve la absorción de calcio y fósforo, dos elementos que evitan la osteoporosis y otros problemas de los huesos.
Ingiere algunos alimentos que posean mucopolisacáridos, como ser el cerdo o el buey, para fortalecer y recuperar las articulaciones. No comerlos en exceso porque también aportan mucha grasa y colesterol.