Centro de preferencia de la privacidad x
Cuando visita cualquier sitio web, el mismo podría obtener o guardar información en su navegador, generalmente mediante el uso de cookies. Esta información puede ser acerca de usted, sus preferencias o su dispositivo, y se usa principalmente para que el sitio funcione según lo esperado. Por lo general, la información no lo identifica directamente, pero puede proporcionarle una experiencia web más personalizada. Ya que respetamos su derecho a la privacidad, usted puede escoger no permitirnos usar ciertas cookies. Haga clic en los encabezados de cada categoría para saber más y cambiar nuestras configuraciones predeterminadas. Sin embargo, el bloqueo de algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en el sitio y los servicios que podemos ofrecer.
Más información
Gestionar las preferencias de consentimiento
- Cookies técnicas Activas siempre
Son aquellas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.
- Cookies de análisis o medición
Son aquellas que permiten al responsable de las mismas, el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios de los sitios web a los que están vinculadas. La información recogida mediante este tipo de cookies se utiliza en la medición de la actividad de los sitios web, aplicación o plataforma y para la elaboración de perfiles de navegación de los usuarios de dichos sitios, aplicaciones y plataformas, con el fin de introducir mejoras en función del análisis de los datos de uso que hacen los usuarios del servicio.
- Cookies de Google Maps
Cookies de Preferencias de Google: Estas cookies permiten que los sitios web de Google recuerden información que cambia el aspecto o el comportamiento del sitio web como, por ejemplo, el idioma que prefieres o la región en la que te encuentras.
Rechazar todas Confirmar mis preferencias
Cofenat
Blog Terapias Naturales
Información de interés
Entradas
APTN_Cofenat Mon, 14 Feb 2022 00:30:00 +0100

Cúrcuma: sus 4 principales propiedades médicas (y cómo tomarla)

Cúrcuma: sus 4 principales propiedades médicas (y cómo tomarla)
14 de febrero de 2022
Son muchos los beneficios de la cúrcuma para la salud. En Occidente se usa para reducir la inflamación y cuidar el hígado, pero en la India se receta como tónico general.

La cúrcuma, originaria del sudeste asiático e ingrediente principal del curry, es una de las especias más saludables. Tiene un aroma intenso, amargo y algo picante, y un color amarillo dorado que le viene dado por los curcumoides. Estas sustancias, junto a la curcumina, su principal componente, explican sus notables cualidades terapéuticas.

CÚRCUMA: QUÉ ES Y PARA QUÉ SIRVE

La palabra española cúrcuma procede del árabe clásico kurkum, que significa amarillo. En la India, según la zona, se la conoce como haldi (en hindi), halud (en Bengala), gauri, haridra o el nombre inglés: turmeric. También se emplea la expresión "azafrán de la India".

Tanto la cúrcuma de la India (Curcuma longa) como la cúrcuma de Java (Curcuma xanthorrhiza), menos habitual pero de idénticas propiedades culinarias y medicinales, pertenecen a la familia del jengibre: las cingiberáceas.

En ambos casos se utiliza el rizoma o raíz subterránea, de cáscara ocre y pulpa brillante, de color naranja oscuro. Este rizoma está formado por una parte gruesa y varios "dedos" rechonchos con los que se produce la cúrcuma de mejor calidad.

PROPIEDADES DEMOSTRADAS DE LA CÚRCUMA

Estas son las cuatro principales propiedades por las que con más frecuencia se recomienda actualmente la cúrcuma:

Contra la inflamación

La raíz y el rizoma de la cúrcuma contienen curcumoides y curcuminas, materias colorantes a las que se atribuyen claros efectos antioxidantes y antiinflamatorios. Contienen asimismo un aceite esencial con zingibereno, polisacáridos y sales minerales como hierro y potasio.

La curcumina, que no es soluble en agua, sí tiene en cambio una gran capacidad para disolverse en grasas y estimular la secreción de bilis. Por ello contribuye a metabolizar las grasas y contribuye indirectamente a reducir el colesterol. Diversos estudios han demostrado su capacidad para reducir los niveles de histamina en los procesos inflamatorios.

Actúa sobre la modulación de eicosanoides, como las prostaglandinas inflamatorias, y puede estimular la actividad de dos enzimas, la glutatión transferasa y la glutatión peroxidasa, responsables de regular la respuesta del organismo ante un proceso inflamatorio, lo que facilita la eliminación de los materiales de desecho.

Su uso en tal sentido está muy extendido en la India, para el tratamiento de procesos artríticos y artrósicos, con la ventaja añadida de que no genera irritación gástrica.

Proteger el hígado

Pero la principal virtud de la cúrcuma es su actividad hepatoprotectora. Supone una ayuda de primer orden para aliviar los problemas digestivos, como dispepsias, flatulencias y diarreas, sobre todo cuando están relacionados con alteraciones hepatobiliares.

La cúrcuma aumenta y fluidifica la bilis, con lo que ayuda a digerir las grasas, reduce la inflamación hepática y devuelve al hígado sus funciones de filtraje. Es muy útil como reparador hepático en hepatitis no agudas y para prevenir la formación de cálculos biliares, pero al aumentar la producción de bilis, se recomienda evitar en caso de cólico biliar, ya que podría contribuir a aumentar el dolor.

Por su capacidad para estimular el flujo biliar, se le atribuye también un ligero efecto sobre el colesterol LDL. Ayuda a disminuir su nivel de concentración en sangre si se combina con otras plantas hipocolesterolemiantes.




La curcumina, asimilada en la dieta, puede limitar la extensión del tejido graso, inhibiendo el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos o angiogénesis. Por ello se ha recomendado en terapias de adelgazamiento.

Cuidado del corazón

Según algunos autores, la cúrcuma, tomada por vía oral, puede reducir la peroxidación lípica y el daño oxidativo de las células, con lo que elevaría el nivel de protección de las membranas de diferentes órganos, no solo el hígado, también el bazo, los riñones o el corazón, ante la aparición de posibles procesos patológicos o por el envejecimiento celular.

En tal sentido,esta especia se revela como un importante aliado del corazón, al ejercer una acción nada desdeñable como antiagregante plaquetario. Esto puede mejorar la circulación y también resultar útil en la prevención de embolias y arteriosclerosis, y como un apoyo para mantener a raya los niveles de presión sanguínea.

Para la piel

Por vía externa, la cúrcuma se muestra nuevamente como un antiinflamatorio y un antiséptico moderado. Se demuestra muy eficaz para reducir la inflamación de las mucosas en inflamaciones bucales, úlceras y heridas infectadas, forúnculos, quemaduras y contra las picaduras de insectos.

Estas indicaciones, basadas en el uso tradicional de la planta, son las que precisamente llevaron a Estados Unidos a intentar patentar su uso tópico, sin éxito.

En la práctica tradicional india los polvos de cúrcuma se diluyen en leche caliente y se aplican en gargarismos para aliviar la irritación de garganta, o bien se elabora una pasta más densa que se aplica a su vez sobre heridas inflamadas y heridas abiertas, para favorecer su cicatrización.

Los extractos de cúrcuma están siendo objeto de diferentes investigaciones a fin de determinar la actividad antioxidante y anticancerosa sobre algunos tipos de cáncer como el de colon, duodeno o piel, pero aún se precisan de mayores ensayos clínicos que verifiquen su eficacia sobre humanos.

CÓMO SE TOMA LA CÚRCUMA

Un modo de tomar cúrcuma sería en polvo, diluida en un vaso de agua o en zumo de fruta. Pero la cúrcuma se absorbe mal tomada fuera de las comidas. Y se ha demostrado que combinada con pimienta negra –como en tantas recetas tradicionales de Oriente– se asimila hasta dos mil veces mejor.




Como especia en las comidas

Por tanto, es posible y recomendable beneficiarse de sus efectos reparadores utilizándola para condimentar los alimentos, en sopas, cremas de legumbres o integrada en salsas como el curry. Si su sabor agrada, puede constituir todo un placer.

Dado que la curcumina por vía oral no es fácilmente asimilable, conviene que se ingiera en una comida con algún porcentaje en contenido graso, o bien asociada a aceites grasos insaturados, como los omega-3.

Encontrarás cúrcuma fresca en cada vez más establecimientos, aunque puedes buscar sobre todo en tiendas asiáticas y de alimentación natural. También puedes encontrarla seca, en polvo, de color más amarillento y una textura mate.

Para obtener la cúrcuma en polvo, se hierve o cuece al vapor el rizoma y se deja secar antes de moler. El color del polvo suele indicar la calidad de la cúrcuma: cuanto más oscura es la pigmentación, mejor. A menudo se usa como sustituto barato del azafrán o para dar color y "picor" extra a las mostazas.

En forma de suplemento

Por otro lado, si no es como condimento, es preferible tomarla en ayunas.

En los herbolarios y en algunas farmacias puede adquirirse en forma de cápsulas, en algunas de ellas asociada a un nutriente graso para absorberla mejor Se recomiendan hasta 3 o 4 gramos al día.

La cúrcuma también se vende como tintura. En ese caso,la dosis diaria habitual es de 0,5 a 1,5 ml al día: 10-15 gotas un par de veces al día.

PRECAUCIONES

La cúrcuma presenta escasos efectos secundarios, especialmente si se ingiere como especia. Sin embargo, los expertos desaconsejan un consumo de cúrcuma a dosis altas o en tratamientos prolongados, porque se han reportado algunos casos de daño hepático.

Dado que puede estimular el flujo menstrual, está contraindicada durante el embarazo y en el periodo de lactancia.

Tampoco se recomienda tomarla en caso de obstrucción biliar o cálculos biliares. Por otro lado, como ejerce una discreta acción anticoagulante no se aconseja si se están siguiendo tratamientos con anticoagulantes y antiplaquetarios, para evitar posibles interacciones.

Fuente:

cuerpomente

www.cofenat.es


Fuente imagenes:

1-teixidor.com 2-nutresatut.com 3-procapsulas.com