Cofenat
Blog Terapias Naturales
Información de interés
Entradas
APTN_Cofenat Tue, 26 Nov 2019 11:48:17 +0100

El fraude de la B12

El fraude de la B12
26 de noviembre de 2019
EL FRAUDE DE LA B12
 
El hecho de que haya algunos vegetarianos o veganos enfermos que no pueden absorber vitamina B12 no significa que sea algo común. La mayoría de la gente que ha pasado de una dieta convencional al vegetarianismo o veganismo están o estaban enfermos en su momento. La limitada absorción de B12 es un problema resultante de dicha enfermedad ocasionada por malos hábitos.
Los supuestos problemas de carencias de vitamina B12 no es más que propaganda pensada para disuadir a la gente a que se vuelvan vegetarianos o veganos. El hecho de que unos pocos veganos (no veganos higienistas, y en menor proporción a los no veganos) puedan tener carencias de vitamina B12 no implica que un higienista que viva correctamente en otros aspectos vayan a tenerlas.
¿Qué es la vitamina B12 y por qué es necesaria?
La vitamina B12 es conocida como un factor anti anemia perniciosa. Se aisló por primera vez en 1948 del hígado como un compuesto cristalino rojo que contiene cobalto y fósforo. Es una vitamina hidrosoluble y se la llama también cobalamina porque contiene cobalto.
 
La vitamina B12 actúa como una coenzima en el metabolismo, siendo un nutriente esencial para todas las células del cuerpo y necesario para su crecimiento. La vitamina B12, con todos los derivados del ácido fólico, es también necesaria para la síntesis del ADN. Cuando hay completa carencia de vitamina B12, las células ya no pueden dividirse, porque sus núcleos no pueden madurar. Sin la vitamina B12 los glóbulos rojos de la sangre no pueden proliferar normalmente, ya que quedan malformados y mueren más rápidamente que las células normales.
 
Una deficiencia de vitamina B12 en los humanos causa el desarrollo de la anemia macrocítica, y/o lesiones del sistema nervioso. A veces ambas ocurren a la vez. En otras ocasiones los síntomas neurológicos suceden sin el desarrollo de la anemia. Los cambios estructurales de los glóbulos rojos son indicadores muy fiables de deficiencia de vitamina B12. En este caso un análisis de sangre puede ser valioso para determinar si está o no está absorbiendo de forma adecuada la vitamina B12.
¿Cómo absorbemos la vitamina B12?
La absorción depende de un factor llamado el Factor Intrínseco (FI), que es una glucoproteína que está presente en el jugo gástrico normal. Es segregado por las células parietales de las glándulas gástricas y se encuentra en el cardias y en el fundus pero no en el píloro: es decir, se encuentra en la parte superior del estómago.
 
La primera fase de la absorción es una buena digestión. La vitamina debe separarse de los materiales a los que está unida antes de que pueda combinarse con el factor intrínseco. En el alimento, los compuestos de B12 están en gran parte unidas a la proteína o a los péptidos y estos deben ser separados de la vitamina por los jugos digestivos antes de que la B12 pueda combinarse con el factor intrínseco. Sólo después de la separación de la proteína, a la que está unida, pueden los compuestos de la B12 combinarse con el factor intrínseco. La tercera fase de la absorción es para transportar a la vitamina B12 a las células de la membrana mucosa gastrointestinal.
 
Bajo condiciones fisiológicas, los humanos pueden absorber sólo cerca de 2 ug al día de vitamina B12 y la mayoría de las fuentes afirman que los humanos requieren solo 1 ug al día. En condiciones normales, sólo después de que la vitamina se combina con el factor intrínseco, puede atravesar la barrera intestinal. Sin embargo, si se administran altas dosis de vitamina pura, algo puede difundirse a través de la membrana mucosa intestinal debido a las discontinuidades (absorción pasiva). Cerca de un uno por ciento de dosis muy grandes de vitamina B12, como 3000 ug, se absorbe de forma pasiva. Una discontinuidad es un signo de una membrana mucosa dañada. En la salud todas las membranas del tracto intestinal estarán intactas.
 
El factor intrínseco parece ser necesario para la absorción de cantidades muy pequeñas, tal y como se encuentra en los alimentos. Después de que la vitamina B12 se ha combinado con el factor intrínseco, está en una forma compleja que afortunadamente resiste una posterior digestión intestinal. Para una absorción normal el pH debe ser neutral y deben estar presentes iones de calcio. La vitamina tiene dos lugares receptores para la absorción y uno de ellos se combina con el factor intrínseco y el otro con las microvellosidades intestinales ileales. Las microvellosidades se llegan a saturar enseguida y esto limita la absorción de vitamina B12 a cerca de 1.5 ug después de cualquier dosis de la vitamina.
 
La vitamina B12 se absorbe principalmente a través del íleon. Aun cuando los fisiólogos transpongan tejido ileal a otras zonas del intestino, éste sigue manteniendo su capacidad superior para absorber la vitamina B12. Se sabe que las bacterias producen vitamina B12 en el colon. Si las bacterias pueden hacer esto en el colon, ¿por qué no deberían hacerlo también en el íleon, si los mecanismos de absorción siguen funcionando?
¿Cuánta vitamina B12 necesitamos?
La Naturaleza pone muy poca vitamina B12 en los alimentos destinados para los humanos. Esto nos debería decir algo. Si pone tan poca vitamina en los alimentos, debe significar que o bien no necesitamos mucho, o bien que debemos confiar en que las bacterias la formen para nosotros.
Según fuentes médicas sólo un microgramo al día es adecuado para «curar» la anemia perniciosa, de modo que la necesidad mínima ha sido fijada a ese nivel. Sin embargo, vale la pena destacar que estos niveles fueron determinados en base a personas con dietas omnívoras convencionales, de modo que no se puede concluir que esta sea la cantidad de B12 necesaria para los higienistas y veganos sanos.
 
Quienes comen carne supuestamente obtienen bastante B12. ¿Por qué entonces desarrollan anemia perniciosa si están sobrecargados de vitamina B12? ¿Por qué no pueden recuperarse bajo los cuidados médicos? Simplemente porque la vida y la salud son más que una vitamina y dependen de una miríada de reacciones e interacciones de materiales e influencias, no sólo de una. Suministrar sólo un elemento de las necesidades fisiológicas del cuerpo no producirá una salud superior. Puede enmascarar síntomas durante el tiempo suficiente como para engañar a los médicos con mentes científicas, que creen en curas específicas para enfermedades específicas, pero nunca engañan a la Naturaleza.

 

La vitamina B12 es necesaria en cantidades minúsculas. Es necesaria en cantidades tan pequeñas que se habla de microgramos, ni siquiera en miligramos. Independientemente de lo que las autoridades digan, esto puede obtenerse a través de la dieta higienista de frutas, frutos secos y verduras.
¿Se puede obtener la vitamina B12 de fuentes vegetales?
La mayoría de las fuentes afirman que los productos vegetales no muestran «una actividad medible» cuando se habla de vitamina B12 o cobalamina. Pero «ninguna actividad medible» no significa que no haya vitamina B12 en todas las verduras. El factor extrínseco (la vitamina B12) está presente en el arroz, levadura y otras sustancias ricas en el complejo vitamínico B. También se encuentra en los contenidos intestinales de las personas normales, además de en las heces de pacientes con anemia perniciosa. Por lo tanto, no existe razón para creer que una deficiencia dietética de este factor sea la causa de la enfermedad.
 
Pero si de obtenerla externamente se tratara, incluso si comiésemos la pequeña cantidad de 100 gramos de judías verdes, remolacha, zanahorias y guisantes obtendríamos la mitad de la supuesta necesidad mínima diaria de vitamina B12, con tal de que nuestra digestión y absorción sean normales.
 
En la naturaleza, encontramos las vitaminas del complejo B en la levadura, verduras, etc., pero en ninguna parte encontramos una sola vitamina B aislada del resto. Las formas naturales de vitaminas B son preferibles a las formas sintéticas puesto que las formas naturales tienen todos los factores B, incluso aquellos todavía desconocidos, más enzimas valiosas. Esto indica que es un error decir que las verduras no tienen vitamina B12. Simplemente porque exista en cantidades tan minúsculas que no pueden detectarse con los métodos actuales, no significa que esté ausente.
 
Como sabe, las vitaminas del complejo B se llaman «complejo» porque, en vez de ser una vitamina, ha resultado ser un gran número de vitaminas relacionadas, que generalmente aparecen en los mismos alimentos.
 
Las almendras, espárragos, judías, anacardos, higos, lentejas, cacahuetes, pacanas, aguacate, coles de Bruselas, coliflor, col berza, guisantes frescos y secos de todas clases; ciruelas, pasas, nueces (negra e inglesa), contienen B1. Puesto que todas las vitaminas B se suelen agrupar juntas, con toda probabilidad hay algo de vitamina B12 en estos y en otros alimentos vegetales.
 
Según la mayoría de los nutriólogos y autoridades de la salud, los vegetarianos estrictos deben tomar pastillas, o comer alimentos animales, o sufrir una deficiencia de B12 y morir de trastornos neurológicos y sanguíneos. Pero la realidad indica que los veganos no sufren anemia perniciosa y están sanos, incluso más sanos que sus amigos que comen carne.
¿Es lo mismo la vitamina en su estado natural que la sintética?
La mera extracción de vitaminas de alimentos naturales cambia su carácter y las vuelve inutilizables, en la medida en que ya no están combinadas con sustancias naturales como lo estaban en el alimento natural y, por lo tanto, se digieren y se metabolizan de forma diferente.
 
Las sustancias sintéticas no funcionan en el metabolismo exactamente como la sustancia natural. Las vitaminas sintéticas pueden usarse como sustitutos y engañar a la gente temporalmente enmascarando los síntomas, pero nunca se metabolizan o funcionan exactamente como la sustancia natural y tomar las supuestas vitaminas «naturales» nunca produce salud.
 
Es importante tener en cuenta que todas las vitaminas B deberían tomarse juntas. Están tan interrelacionadas en su funcionamiento que las grandes dosis de cualquiera de ellas pueden carecer de valor terapéutico alguno o pueden causar una deficiencia de las demás. Por ejemplo, si se toman 50 miligramos extra de B6, es importante que un complejo B completo la acompañe. En la naturaleza, encontramos las vitaminas del complejo B en la levadura y las verduras, por ejemplo, pero en ninguna parte encontramos una sola vitamina B aislada del resto.
 
Todas las vitaminas del complejo B, así como todos nuestros nutrientes en general, deberían obtenerse a través de fuentes naturales ya que funcionan juntos y se relacionan los unos con los otros, y sólo al comer alimentos naturales podemos obtener nuestros nutrientes en las proporciones adecuadas.
¿Es estable la vitamina B12?
La vitamina B12 puede calentarse a 100 grados centígrados durante periodos de tiempo prolongados bajo ciertas condiciones. Si la vitamina B12 se pone en una solución ácida con un pH oscilando entre 4 a 7, es decir, en una solución entre ácida y neutral, puede ser esterilizada por vapor bajo presión en un aparato llamado autoclave con muy poca destrucción de la vitamina. Sin embargo, la destrucción es rápida cuando la vitamina se calienta a un pH 9.0 o más. Un pH de 9 es muy alcalino. Puesto que las verduras son alcalinas, esto puede significar que la poca vitamina B12 contenida en las verduras se destruye enseguida mientras se cocina. Esta puede ser la razón por la que los investigadores son incapaces de encontrar esta escurridiza vitamina en las verduras porque la destruyen con el calor al intentar extraerla.
¿Por qué algunas personas son deficientes en la vitamina B12?
Existen muchas razones por las que la vitamina B12 puede faltar. La mayoría de ellas tienen que ver con un fallo en la absorción y no porque las vitaminas falten en la dieta. Los problemas de absorción de vitamina B12 ocurren principalmente por dos razones: una secreción gástrica defectuosa (falta de factor intrínseco por ejemplo), y una absorción intestinal defectuosa.
 


La atrofia gástrica explica la mala absorción de muchas vitaminas. La atrofia ocurre tras muchos años de irritación de la mucosa del estómago mediante un estilo de vida erróneo y sobre todo por malos hábitos alimenticios. El estómago es el órgano del cuerpo del que más se abusa. Cuando vertemos en él toneladas de chocolate, café, té, alcohol, picantes, productos químicos, mostaza, sal, aspirina, ajo, cebollas, medicamentos y otros irritantes, ¿cómo podemos esperar que nuestros tractos digestivos permanezcan normales?
Cuando comemos toda clase de malas combinaciones alimenticias, de modo que en vez de digestión tenemos indigestión, ¿cómo podemos esperar que nos quede algún nutriente? Las bacterias los usan. El estómago y los intestinos acaban irritados de forma natural e inflamados debido a todos los productos de descomposición de la putrefacción bacteriana.
 
Ponga algo de sal o alguno de los condimentos mencionados antes en una herida abierta y enseguida comprenderá la palabra irritante. La irritación gástrica va a desembocar a una irritación mayor y finalmente inflamación, (gastritis o duodenitis, o gastroenteritis, o ileítis, o colitis o todo a la vez.) Cuando estas condiciones son graves, la atrofia es casi inevitable, y otras consecuencias incluyen cáncer y úlceras. Tras muchos años de irritación e inflamación crónica, las células que funcionan normal de las glándulas digestivas mueren, entonces la digestión resulta dañada de forma natural. No sólo el estómago no segregará el factor intrínseco, si es que existe, sino que tampoco digerirá la proteína con la vitamina B12 para permitir que sea combinada con FI para la absorción.
 
La anemia perniciosa juvenil es una condición rara. La secreción del factor intrínseco está ausente congénitamente, pero las otras funciones secretoras del estómago son generalmente normales. Esto es otro ejemplo del hecho de que, como raza, nos estamos deteriorando. Una enzima que falte aquí y allá puede marcar una diferencia enorme cuando se trata de la salud y la vida. Sin embargo, la mayoría de las veces la anemia perniciosa de la infancia es adquirida, existiendo un daño de la mucosa gástrica. Esto de nuevo indica que la enervación resultante por malos hábitos de vida y alimenticios causa toxemia y el posterior desarrollo de enfermedades que dañan la función del tracto gastrointestinal.
 
Existen muchas razones por las que la vitamina B12 no es absorbida de los intestinos; existen tantas razones como enzimas y reacciones catalíticas. Enfermedades como esteatorrea idiopática, enfermedad celíaca, esprue tropical, y lesiones de la pared del intestino delgado, como enteritis regional y tuberculosis intestinal, y resecciones intestinales – especialmente cuando el íleon está involucrado, son razones suficientes para una mala absorción de todos los nutrientes, no sólo de vitamina B12.
 
Otras anormalidades anatómicas como diverticulosis del intestino delgado, enteroanastomoses y asas ciegas del intestino delgado también causan fallo en la absorción de vitamina B12. En algunos casos, sobre todo en los casos de diverticulosis cuando hay heces estancadas, se desarrollan más bacterias y éstas consumen la vitamina B12 del anfitrión. También producen factores tóxicos, que interfieren con la absorción de vitamina B12, desunen las sales biliares y dañan la función de la mucosa mediante los efectos tóxicos de los ácidos biliares libres.
También ocurren casos de defectos de transporte de la vitamina B12 en niños y en gente joven, lo cual se asocia con la proteinuria y es bastante distinto a la anemia perniciosa juvenil. Las personas infectadas con gusanos del pescado también desarrollan anemia. Una razón es que el gusano se apropia de la vitamina B12 y produce un factor que separa la vitamina B12 del factor intrínseco y al final se desarrolla atrofia gástrica debido a la falta de la propia B12.
La vitamina B12 y ácido fólico son muy importantes para dividir rápidamente las células como las de la médula ósea e incluso aquellas células que revisten el tracto gastrointestinal. Necesitan B12 para multiplicarse rápidamente, como se supone deben hacerlo. La vitamina B12 también es necesaria para la absorción de otros nutrientes de los intestinos. Una falta de B12 reduce la función de la mucosa gástrica.
 
En resumen, la mayoría de los casos de anemia perniciosa o a un bajo nivel de vitamina B12 causado porque a lo largo del tracto intestinal la función está dañada y no porque haya una carencia de vitamina B12 en la dieta, incluso en los veganos.
¿Cómo recuperarse de una anemia?
Las últimas generaciones han abusado de sus estómagos terriblemente y cada generación ha estado más enferma que la anterior. En algunos casos cuando se ponen enfermos empiezan la dieta higienista sin antes ayunar o permitir que el cuerpo se cure solo. Por consiguiente, si desarrollan una deficiencia debido a una digestión dañada, la deficiencia se atribuye a la dieta vegetariana. Realmente la deficiencia es debida al abuso al que sometieron al cuerpo antes de llegar a ser higienistas.
 
Es un hecho de que los anémicos se ponen bien mientras ayunan y seguirán bien si continúan viviendo de forma adecuada. El aspecto de la sangre mejora mientras ayuna, aunque no esté disponible vitamina B12 externa.
 
La eliminación del factor tóxico mientras se ayuna es extremadamente importante para la recuperación de la salud. Suprimir la toxemia, que es una influencia que inhibe tanto la digestión como los órganos formadores de sangre es el factor más importante para la recuperación. La toxemia hace que la capacidad de funcionamiento disminuya, no sólo de las glándulas secretoras del estómago sino de cada órgano del cuerpo, incluyendo los órganos que forman la sangre. La capacidad de funcionamiento de todo el sistema gastrointestinal entorpece la digestión, y hace que se produzca mucha fermentación y putrefacción. Esto a su vez interfiere con la digestión y absorción de los nutrientes necesarios para la producción de sangre, y también causa la absorción de productos tóxicos de la indigestión, produciendo más toxemia que a su vez causa un funcionamiento aún menor. La buena digestión es necesaria para sacar la proteína que está combinada con la vitamina B12 para que pueda combinarse con el factor intrínseco para una absorción normal.
 
Esto nos devuelve al higienismo básico. Suprima las causas de la enfermedad y el cuerpo se curará. En estos casos de función dañada el ayuno, descanso, el ejercicio y la luz del sol restablecerán la capacidad del cuerpo para absorber la vitamina B12 en todos excepto en aquellos a los que les extirparon el estómago y los intestinos o los tienen dañados por asas ciegas quirúrgicas, y los que nacieron sin segregar el factor intrínseco o con un defecto en el metabolismo de la B12, como los que han nacido con acidemia metilmalónica. Incluso en estos casos donde la atrofia gástrica o intestinal desempeña un papel, la mejora de la capacidad digestiva después de un ayuno o combinando adecuadamente los alimentos evitando la descomposición de alimentos en el tracto intestinal, mejorará la absorción. Mejores combinaciones alimenticias significa que pueden existir algunas tipos de bacteria que usen la vitamina B12 de modo que las bacterias que sí producen vitamina B12 puedan realizar su trabajo de forma adecuada. Menos descomposición en el tracto intestinal favorecerá la flora bacteriana adecuada que produce vitamina B12 en vez de gastarla.
 
Existen tantas complejidades en cuanto a la digestión y la absorción de alimentos que pueden salir mal cuando tenemos mala salud, que la única manera de asegurar una digestión y absorción adecuadas es mantener la buena salud. No importa por donde lo miremos, volvemos a los mismos principios básicos de una vida correcta. Si vive de forma higienista, comiendo alimentos naturales crudos – frutas, verduras, frutos secos, y semillas – y se obtienen todos los demás requisitos de la fisiología, entonces el cuerpo funcionará normalmente y absorberá toda la vitamina B12 necesaria para la salud. El higienismo no necesita cambiarse. Tenemos que darnos cuenta donde está el error real y eliminarlo. Administrar a la gente vitamina B12 en vez de suprimir las causas es lo mismo que dar medicamentos.
 
Adaptación de los artículos «El fraude de la vitamina B12» y «Todo lo que querías saber» de Virginia Vetrano, B.S., D.C.
 
Jose Antonio García García socio de COFENAT num 2120

https://www.centrohigienista.com