Centro de preferencia de la privacidad x
Cuando visita cualquier sitio web, el mismo podría obtener o guardar información en su navegador, generalmente mediante el uso de cookies. Esta información puede ser acerca de usted, sus preferencias o su dispositivo, y se usa principalmente para que el sitio funcione según lo esperado. Por lo general, la información no lo identifica directamente, pero puede proporcionarle una experiencia web más personalizada. Ya que respetamos su derecho a la privacidad, usted puede escoger no permitirnos usar ciertas cookies. Haga clic en los encabezados de cada categoría para saber más y cambiar nuestras configuraciones predeterminadas. Sin embargo, el bloqueo de algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en el sitio y los servicios que podemos ofrecer.
Más información Habilitar todas
Gestionar las preferencias de consentimiento
- Cookies técnicas Activas siempre
Son aquellas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.
- Cookies de análisis o medición
Son aquellas que permiten al responsable de las mismas, el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios de los sitios web a los que están vinculadas. La información recogida mediante este tipo de cookies se utiliza en la medición de la actividad de los sitios web, aplicación o plataforma y para la elaboración de perfiles de navegación de los usuarios de dichos sitios, aplicaciones y plataformas, con el fin de introducir mejoras en función del análisis de los datos de uso que hacen los usuarios del servicio.
- Cookies de Google Maps
Cookies de Preferencias de Google: Estas cookies permiten que los sitios web de Google recuerden información que cambia el aspecto o el comportamiento del sitio web como, por ejemplo, el idioma que prefieres o la región en la que te encuentras.
Rechazar todas Confirmar mis preferencias
Cofenat
Blog Terapias Naturales
Información de interés
Entradas
APTN_Cofenat Mon, 21 Jun 2021 02:30:00 +0200

Cómo evitar y tratar el "maskne" (acné debido a la mascarilla)

Cómo evitar y tratar el
21 de junio de 2021
El "maskne" o "mascné" es un tipo de infección de la piel directamente relacionado con llevar mascarilla durante varias horas al día. Se puede prevenir y tratar naturalmente.

Para frenar el coronavirus muchas personas nos vemos obligadas a llevar mascarilla durante el horario laboral y nuestra piel no está acostumbrada. Una de las consecuencias es que puede aparecer acné, debido a la humedad y a la fricción del tejido de la mascarilla con la cara. Este acné que está directamente relacionado con las mascarillas se ha denominado "mascné" o "maskné".

Como no es un acné de causas hormonales, puede darse en personas que no lo sufrieron durante la adolescencia. Este tipo de acné se denomina "mecánico" y es bien conocido por muchos deportistas y también por médicos y enfermeros.

Según el Journal of the American Academylo sufrieron el 83% de los trabajadores sanitarios que hicieron frente al brote inicial del coronavirus en Hubei (China).

La mascarilla retiene el aire caliente y la humedad que exhala al hablar y al respirar. Es un ambiente propicio para el crecimiento de bacterias y ácaros de la piel. Luego, el sudor y la fricción de la mascarilla empeoran la irritación y se acentúa el brote de acné, que no es más que una infección con las propias bacterias de la piel como la Propionibacterium acnes.

Otros problemas asociados a la mascarilla son la alergia por contacto con el material sintético o las rozaduras causadas por la presión de las gomas o del alambre sobre la nariz.

¿QUÉ SE PUEDE HACER PARA PREVENIR Y TRATAR EL ACNÉ CAUSADO POR LA MASCARILLA?

El tipo de mascarilla es importante. Los materiales sintéticos aumentan las probabilidades de sufrir irritaciones y no permiten la evacuación de la humedad. 

Son preferibles las mascarillas con una capa interior de algodón 100%, si es posible, ecológico, y fabricadas cumpliendo la norma UNE 0065:2020 (esta norma regula la producción de mascarillas higiénicas reutilizables y no equivale al nivel FFP2). Estas mascarillas pueden incorporar un filtro interior para aumentar su capacidad de proteción.




Hay que cambiar o lavar la mascarilla con frecuencia para que no se multipliquen en ella las bacterias que pueden causar el acné. En consecuencia, no se deben reutilizar las mascarillas de uso único, como las quirúrgicas. Lo ideal es contar con varias mascarillas reutilizables para uso diario y cambiarlas cuando estén muy húmedas.

Refrescarse y lavarse la cara, solo con agua, varias veces al día es fundamental para prevenir el problema. Siempre que tengamos la oportunidad de quitarnos la mascarilla, podemos aprovechar para lavarnos y dejar la piel expuesta al aire, y si es posible al sol.

Por la mañana y por la noche podemos hacer un lavado más a conciencia con jabones naturales sin detergentes sintéticos y terminar con una aplicación de agua oxigenada sobre los granitos.

Además de este cuidado rutinario podemos aplicar productos naturales con principios activos que favorecen la desinfección de la piel como el árbol de té (diluido en un aceite de oliva o de almendras dulces), la arcilla verde, el aloe vera, la centella asiática y sobre todo los aceites de caléndula y argán.

El Dr. Pablo Saz recomienda tomar infusiones de plantas medicinales con propiedades depurativas o inmunoestimulantes como la equinácea, la hidrastis, el cardo mariano, el diente de león y la bardana.

No debemos olvidar que la mala alimentación favorece la aparición del acné. Una dieta sin azúcares añadidos, basada en vegetales, con pocos o ningún lácteo y una buena selección de ácidos grasos (aceites de oliva virgen extra y de lino, nueces, aguacates y semillas de calabaza, que además aportan zinc), es la más apropiada.

Fuente:cuerpomente

www.cofenat.es